Que aún no se legisle sobre el tema de la reforma previsional en curso, no es algo difícil de entender, ya que esto lleva mucho tiempo, y aún es un tema demasiado importante y muy sensible, por lo mismo, muy difícil de solucionar.

Cuando el gobierno anterior, quiso ver la posibilidad de implementar el sistema antiguo de reparto, y para eso se estableció la Comisión Bravo, con 25 expertos, algunos extranjeros, se determinó que era totalmente inviable por varios motivos, de los cuales uno de ellos era la baja tasa de natalidad, que las personas tienen pocos hijos, por lo tanto, no era posible como antaño, que los jóvenes financiaran las pensiones a quien estaban en proceso del retiro laboral.

Por otra parte, hay que considerar que la mayoría de las personas no cotizan toda la vida, y por ende, no llegan en promedio ni siquiera a tener 30 años de cotizaciones, y ello repercute en las pensiones cuando llega la edad legal. Otro factor importante a considerar, es que las esperanzas de vida han aumentado y el sistema previsional vigente, sigue funcionando como si el tiempo se hubiese detenido.

En nuestro país vecino Perú, existe una preocupación con respecto al cambio que se produjo, relacionado con el derecho de toda persona que cumpliese la edad legal para la jubilación, pudiere retirar hasta el 95% de sus fondos previsionales, el otro 5% lo administra el estado para la salud de los afiliados, y esa decisión del congreso hoy en diferentes encuestas, han determinado que algunas personas simplemente, han gastado su ahorro previsional en diversos productos, sin pensar en la vejez y que el Estado no se hará cargo de ello. Es más, se dice que habrá que pedirles cuenta a sus congresistas.

En Brasil, también existe un tema no menor, que se está analizando con respecto a que el Estado también quiere rebajar de sus arcas, el gasto previsional, y es un tema muy preocupante, porque se requiere cambiar el sistema y no precisamente por el de la capitalización individual como tenemos en nuestro país.

En Chile, estamos a la espera del análisis y estudios de la reforma enviada al congreso, sin embargo, no es un tema fácil y de ello, llevamos muchos años discutiendo y viendo como se dilata esto por falta de acuerdos, y consensos difíciles de solucionar, porque las pensiones siguen siendo un tema netamente político y también por supuesto económico.

Es de esperar qué, en algún momento, esta situación se revierta y no se entrampe en discusiones oportunistas ni mezquinas y se tomen buenas decisiones pensando en los adultos mayores y los jóvenes que algún día serán los próximos pensionados de nuestro país, ojalá con pensiones dignas y no las mismas de sus padres y abuelos que lucharon por tener una vejez digna y decente.

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com

/gap