La Comunidad de Madrid fue ayer el epicentro del temporal Filomena. Sus carreteras de acceso eran intransitables, en la capital no se podía circular y al caminar la nieve llegaba a la rodilla en muchos puntos. No había autobuses ni Cercanías, y Barajas estaba cerrado. Lo único que siguió funcionando fue el Metro, que decidió abrir 24 horas para permitir que los trabajadores esenciales pudieran llegar a sus puestos de trabajo. Así ocurrió con los sanitarios, muchos de los cuales se encontraron con problemas para llegar a los hospitales, lo que obligó a doblar turnos a sus compañeros de la noche.

Una vez superado el reto de salvar a los más de 1.500 conductores atrapados en las carreteras madrileñas, limpiar estas de nieve y, sobre todo, del hielo que se espera para hoy es la prioridad de los equipos de emergencias. El Gobierno regional confiaba en que «entre las tres administraciones, regional, nacional y municipal, y todo el despliegue de personal y recursos humanos se consiga retirar una parte importante». Es, no obstante, «una tarea ingente, enorme», puesto que la nevada ha llegado a triplicar las predicciones. Y que, además, «se complica con las bajas temperaturas que ahora se esperan y la congelación de la nieve».

Sin colegios

Para minimizar los movimientos de la población, tanto el Gobierno regional como el Ayuntamiento de Madrid decretaron ayer el «teletrabajo de contingencia» para mañana y el martes para los empleados públicos, salvo aquellos cuya presencia es inexcusable, como los sanitarios y aquellos otros servicios esenciales considerados así durante el primer estado de alarma en marzo. También se cierran las oficinas de atención al público y se amplían los plazos administrativos. Aunque ya estaban muy limitadas por el coronavirus, el Ayuntamiento de Madrid suspendió y aplazó todas las bodas civiles programadas para este fin de semana.

Tampoco durante hoy lunes y el martes habrá clase en los colegios, institutos ni en las universidades. Permanecerán cerrados y las sesiones sólo serán telemáticas, cuando ésto sea posible. Se trata de evitar así salidas innecesarias en un momento en que los desplazamientos son muy complicados e incluso podrían resultar peligrosos. Además, los 152 centros de día de mayores, los 185 para personas con discapacidad y 126 de atención a personas con enfermedad mental también van a estar cerrados hasta el miércoles. En cuanto a la emergencia social, el Ayuntamiento de Madrid ha ampliado en 157 las plazas para personas sin hogar de la Campaña del Frío. A las 50 ya habilitadas entre los días 6 y 7 de enero, se han sumado otras 107 más a lo largo de este fin de semana. Con ellas, la Campaña del Frío alcanza las 665 plazas.

Adicionalmente, el Samur Social dispuso en la noche del viernes al sábado otras 20 plazas destinadas a personas que hubieran quedado atrapadas en las calles y carreteras. De estas, se han usado siete. En el dispositivo de emergencia instalado en la Cañada Real ayer viernes se han utilizado 20 de las 600 plazas creadas.

Transporte

En los próximos días, los transportes públicos por tierra –como la Empresa Municipal de Transportes (EMT)y los autobuses interurbanos– continuarán sin funcionar, excepto el Metro, que ayer decidió abrir 24 horas para facilitar los movimientos de quienes tienen que ir a trabajar –especialmente los sanitarios–. Hasta mañana tampoco estará operativo el Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) de la almendra central de Madrid.

Muchos hospitales han habilitado, además, teléfonos de emergencia a los que se puede llamar para realizar consultas, especialmente pediátricas, ahora que no es fácil trasladarse. Se trata de los siguientes: para urgencias pediátricas, en el Hospital Infantil Niño Jesús, el 91 503 59 00; en el Hospital La Paz, los teléfonos 91 727 71 13 y 91 727 14 89; en el Hospital Gregorio Marañón , el 690 643 114 y urgencias ginecológicas/obstétricas en el 682 812 312;y en el Hospital Clínico San Carlos, el 616 498 402.

Otro problema que debe rá abordarse durante las próximas horas es el del abastecimiento de la región, con las carreteras intransitables en muchos casos y Mercamadrid cerrado. En este sentido, el consejero de Economía, Manuel Giménez, mantuvo ayer contactos con las cadenas de alimentación y recomendaba a los usuarios no acaparar alimentos de forma innecesaria. Algunos supermercados no pudieron abrir sus puertas al no poder desplazarse sus empleados.