El mundo animal también sufre acoso sexual. O, al menos, eso es lo que asegura un vecino de la localidad gaditana de San Roque, que denuncia la muerte de una vaca a la que perseguía con intenciones deshonestas un burro propiedad de la Corporación Municipal.

El hombre alega que el asno entró en su terreno persiguiendo a su animal, y que la vaca, al tratar de escapar del acoso, cayó por un terraplén y murió.

Todo empezó cuando la corporación de San Roque decidió adquirir un burro para el portal de Belén viviente que todos los años instalan por Navidad. El burro pasa el resto del año en una finca de la localidad lindante con la del propietario de la vaca.

La demanda del vecino señala que fue el burro quien entró en su terreno acosando sexualmente a la vaca, mientras que el Ayuntamiento considera que la vaca provocó al asno.

José Lara, concejal del Ayuntamiento de San Roque, explica su versión de los hechos: “se trata de un burro joven, con mucha fuerza, y claro, al salir la vaca completamente desnuda, con las tetas al aire, pues igual el animal se salió de madre y embistió”.

Ahora serán los servicios jurídicos del Ayuntamiento los que tendrán que decidir si hubo realmente acoso sexual por parte del burro.

Ver video:

/gap