El Gobierno se comprometió a poner urgencia “simple”a un proyecto de ley presentado por el diputado RN José Miguel Castro, para sancionar a los padres que no vacunen a sus hijos, incluyendo el uso de la fuerza pública de ser necesario.

El parlamentario planteó que con esta iniciativa se pretende “darle atribuciones a las Seremis de Salud para que tengan todas las herramientas de la ley para obligar a aquellos padres que no quieran vacunar a sus hijos, por ejemplo, en el caso de los grupos antivacunas”.

El legislador también propuso “que la matrícula de los establecimientos educacionales esté condicionada al plan de vacunación”.

La subsecretaria de Salud, Paula Daza, dijo desde el Congreso que “sabemos que la vacunación es la política pública más eficiente para prevenir enfermedades que se han erradicado, pero también enfermedades que pueden ser mortales. Por eso, le estamos poniendo urgencia simple a una campaña que es tan importante”.

“Nos parece relevante que Chile, teniendo una muy buena cobertura de vacunación, esté expuesto a las distintas enfermedades que puedan contagiar a la población. Es por esto que esperamos que en los próximos 30 días este proyecto esté despachado” confirmó la Subsecretaria.

/carolina braun