90 minutos para la historia nos dejó el seleccionado vinotinto la noche del martes en Salvador de Bahía. Un empate con sabor a triunfo con el VAR como protagonista y con el publico pifiando en gran parte del encuentro la presentación del equipo de Tite.

Brasil, el equipo que venia precedido de un triunfo por 3-0 sobre la débil selección de Bolivia tuvo que enfrentar este partido con la obligación de lavar la imagen dejada en el primer partido, a pesar del holgado marcador el cuadro brasileño no tuvo una actuación brillante.

La seleccion de Rafael Dudamel aguantó más que proponer en el duelo frente a los peruanos y tuvo en su portero Wilker Fariñez a la figura del pleito. Estaba claro que seguir con el mismo rendimiento era la clave para no sufrir ante el “scratch”.

Con arbitraje de Julio Bascuñan lo notable del encuentro fue que por segunda vez Brasil no encontraba como abrir la puerta de su rival y no sabia como quebrar la marca rigurosa de Venezuela, que a la larga se impuso por sobre el juego sin profundidad y claridad de los locales.

Iban pasando los minutos y el patrón fue siempre el mismo, el control del balón sin hacer daño de Casemiro, Arthur o Coutinho empezó a cansar a la hinchada, que dejó caer los primeros abucheos hacia el equipo.

Roberto Firmino anotó la primera cifra del partido a los 38′ minutos, pero Bascuñan invalidó el gol por falta en ataque del delantero de Liverpool.

A los 59′ el atacante que viene de coronarse en la Liga de Campeones de europa otra vez fue protagonista, Gabriel Jesús remató y el balón se desvió en el mencionado Firmino, eso hizo que el delantero del City quedara de frente al arco, pero el arbitró anuló la acción por el off side de Firmino.

Firmino fue otra vez protagonista al estar en posición de adelanto al minuto 87′ y ser clave para que el VAR anulara una nueva conquista de los locales.

Brasil y Perú son punteros del grupo A con 4 unidades y se enfrentarán en la última jornada para definir quien se queda con el grupo.

Por: Felipe Álvarez Oñat