Falta caja. Esa es la principal complicación que tiene hoy Universidad de Chile, con miras a poder seleccionar los tres refuerzos que le permite incorporar el reglamento con miras al segundo semestre de 2019, y a recuperar el nivel futbolístico.

Esto incluso ha llegado a que en la dirigencia azul se hayan planteado un panorama que no esperaban para la segunda rueda. “La situación es difícil, tanto así que han pensando no contratar a nadie en este momento”, comenta un cercano a la administración azul.

Con un plantel desequilibrado luego de la última gestión de inicios de año encabezada por Sabino Aguad y Mario Conca, en la secretaría deportiva encabezada por Rodrigo Goldberg y Sergio Vargas busca las fórmulas que permitan realizar las incorporaciones necesarias para corregir esta deficiencia en el plantel.

tenemos deficit de jugadores en unas posiciones y sobrepoblacion en otras y eso lo vamos a trata de corregir ahora”, reconoció Goldberg hace algunos días.

Pero la piedra de tope es clara: la falta de recursos. “No puedo salir a comprar, a invertir, si no tengo caja. Entonces, lo primero que debemos hacer es caja de alguna manera. En eso estamos trabajando día a día, y básicamente puede ser a través de algún jugador que vaya a préstamo”, sostuvo también el directivo.

Ese jugador es Gabriel Torres, dado que además liberaría un cupo de extranjero y le abriría más opciones a la U. Sin embargo el representante señaló la intecion del jugador de quedarse en el equipo y que sólo dejará el club mediante el pago todo lo que resta de su vínculo, algo fuera de las opciones de la dirigencia dada la mencionada falta de caja.