Hassan Rohani y Donald Trump
Hassan Rohani y Donald Trump

El mandatario estadounidense advirtió que Irán cometió “un error muy grande”, en referencia al derribo de un drone norteamericano de vigilancia, cuya zona de vuelo está en disputa por ambos países, en un episodio que agrava la tensión bilateral.

El régimen anunció este jueves el derribo y aseguró que la nave violó su espacio aéreo. Horas después, el Pentágono confirmó el hecho, pero indicó que se trató de un “ataque no provocado”, ya que la nave estaba volando el Estrecho de Ormuz, en espacio aéreo internacional.

La tensión crece entre la República Islámica y Estados Unidos y hace temer el estallido de un conflicto abierto. La retórica dura está en aumento desde que el presidente estadounidense Donald Trump decidió, en mayo de 2018, retirar a su país del acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015 y restablecer duras sanciones contra Teherán, privándole de los beneficios económicos que esperaba de ese pacto internacional.

Un drone de vigilancia RQ-4, similar al derribado por Irán (Foto: Fuerza Aérea/Archivo)
Un drone de vigilancia RQ-4, similar al derribado por Irán

Según la Guardia Revolucionaria, el drone había despegado a las 0.14 (hora de Teherán, 19.44 GMT del miércoles) desde una base estadounidense en “la costa sur del Golfo Pérsico”, luego “apagó todos sus dispositivos de reconocimiento”, pasado el estrecho de Ormuz y se dirigió hacia el este en dirección al puerto iraní de Chabahar. Además, aseguraron que fue derribado cuando regresaba de su misión, después de ingresar al espacio aéreo iraní.

La violación de las fronteras iraníes es la “línea roja” que no debe franquearse, advirtió el general de división Hosein Salami, comandante en jefe de los Guardianes. “Nuestra reacción es, y será, categórica y absoluta”, destacó.

El choque de posturas amenaza con agravar las tensiones. “Se trata de un ataque injustificado a un aparato de vigilancia estadounidense en el espacio aéreo internacional”, denunció Bill Urban, un portavoz de la Marina estadounidense en el Pentágono.

En las últimas semanas, Estados Unidos envió un portaaviones a Oriente Medio y desplegó tropas adicionales a las decenas de miles de soldados que ya tiene en la región. Además, se registraron misteriosos ataques contra petroleros y los hutíes lanzaron drones cargados con bombas a Arabia Saudita.

/psg