El cobre experimentó ayer un fuerte salto en Londres ante las expectativas de una mejora económica en China y favorables perspectivas por eventuales estímulos de los bancos centrales del mundo para enfrentar enfriamiento de la economía.

Sin embargo, este optimismo se desvanece debido a la preocupación que genera ahora el conflicto en el Gofo Pérsico protagonizado por Irán y EEUU.

En el mercado spot de Londres, el precio del metal rojo, principal producto de exportación del país, se cotizó en US$ 2,695 la libra, lo que representa una baja de 0,35% en relación al cierre de ayer.

“Hay una sensación de que los bancos centrales lanzaron dinero al sistema y los mercados reaccionaron bien ayer, pero ahora tenemos una mañana más sobria”, dijo Oliver Nugent, analista de Citigroup, consignó Reuters.

El foco de tensión en Golfo Pérsico estaba empujando con fuerza al precio del oro, que actúa casi siempre en estos casos como activo refugio.

/psg