Jorge Escobar, hijo del único detenido por la muerte del pequeño Tomás Bravo, aseguró que no hay pruebas que culpen a su padre y reiteró que confía en su completa inocencia.

En conversación con Bienvenidos de Canal 13, Jorge Escobar hijo indicó que cuando se perdió Tomás su padre “se sentía culpable, decía que no tenía que haber dejado a su guachito solo ahí. Era el único error que había cometido, lo único que quería él era que apareciera con vida”.

“No hay ninguna prueba que lo culpe (…) Cuando mi papá salió de la casa con el Tomás eran como tres minutos para las ocho y cuando él llamó a mi prima desde el punto que se le perdió eran como las 8:24 ó las 8:25”, indicó.

“A mi sobrino alguien lo sacó por maldad”, sentenció Jorge Escobar, hijo del único imputado, luego de la desaparición y muerte de Tomás Bravo, cuyo cuerpo fue encontrado el pasado viernes en el camino de un fundo en Lebu, Región del Biobío.

“Para mí es inocente. Él me crió de chico, he dormido con él, crió a la mamá de Tomás y se estaba dando el trabajo de criar a Tomás. Fue la maldita mala suerte la que los separó”, sostuvo, enfatizando que la familia está destrozada porque “él no es una persona mala y no hay nada que lo inculpe”.

Además contó que su padre “tiene una pierna mala. Se quemó un pie y no puede correr ni tampoco puede andar con mucho peso encima porque no tiene tendones ni ligamentos en esa pierna”.

En relación a las protestas e intentos de linchar a su progenitor, Escobar contestó: “No sé qué decirle a la gente que habla tan mal de mi papá. Pónganse en el lugar mío, piensen en la persona que los crió y si ven algo malo en esa persona”.

/psg