Tras el desencanto inicial, en la DC han calibrado mejor la indicación que presentó el gobierno a la reforma previsional, que propone un Consejo Público Autónomo, y altas fuentes del partido admiten que están llanos a encontrar acuerdos. De hecho, anticipan que no les desagrada la idea de licitar la gestión del 4% de cotización adicional a terceros, sino que sus aprensiones van por otras aristas, abriendo la puerta para un entendimiento.

Aprovechando la próxima semana que es distrital, se reunirá nuevamente la comisión técnica de la falange para analizar detalladamente la propuesta del Ejecutivo e ir barajando los escenarios con calculadora en mano. Por ello, recalcan que su interés es sumar a este grupo al exsuperintendente de Valores y Seguros (SVS), Guillermo Larraín.

Miembros de la DC indican que en la bancada se valoró como un avance la creación del Consejo, pero que se considera muy “ligth” la estructura planteada por la autoridad. Reparan en el hecho de que sus integrantes sean remunerados a honorarios, por sesión, lo cual no sería coherente con el nivel de responsabilidad que tendrían en el manejo de las cotizaciones. Plantean que los consejeros debieran tener dedicación exclusiva, con inhabilidades y responsabilidades similares a las de los directores de empresas. Les gustaría, explican, un ente autónomo con el perfil del Banco Central.

Tampoco los convence la idea de que esta cotización adicional sea entregada a entidades gestoras, es decir sociedades de giro exclusivo que deben conformarse para su manejo, porque consideran que es generar más intermediarios. El planteamiento de la DC iría más bien por el lado de que el Consejo licite a través de una convocatoria nacional e internacional la administración a entidades de capital de riesgo conocidas, así como se procede con los fondos soberanos. El Consejo determinaría los criterios para definir la licitación, contemplando la mayor rentabilidad como eje fundamental, y manteniendo las prevenciones y resguardos establecidos en el decreto 3.500 que rige a las AFPs.

Ante el cuestionamiento al proyecto porque los trabajadores deberán pagar más comisiones por esta administración del 4%, en la DC se indica que se podrían financiar con rentas generales del país como ocurre con Fonasa.

Donde sí observan una distancia mayor con el gobierno es en lo relativo a la “solidaridad”, porque en la indicación del Ejecutivo no hay ningún componente que aborde directamente esa exigencia. No obstante, creen que aún hay espacio para negociar y admiten que la existencia de seguros de sobrevida y de longevidad puede tener un tinte en ese sentido, porque serán financiados por todos los cotizantes.

/psg