El presidente estadounidense, Joe Biden, urgió este sábado al Senado a aprobar el paquete de estímulo fiscal al asegurar que “no hay tiempo que perder” y es “necesario para aliviar” el profundo sufrimiento causado por la pandemia.

“No tenemos tiempo que perder. Si actuamos ahora, decisivamente, con rapidez y valentía, podemos finalmente imponernos al virus”, dijo Biden en un breve discurso en la Casa Blanca, horas después de que la Cámara de Representantes aprobase el paquete valorado en 1,9 billones de dólares.

El proyecto fue aprobado con 219 votos a favor -todos demócratas- y 212 en contra -los republicanos en bloque más dos demócratas- esta madrugada.

“Ahora la propuesta va al Senado, donde espero sea tratada con rapidez (…) La gente de este país ha sufrido demasiado y por demasiado tiempo. Necesitamos alivio para ese sufrimiento”, remarcó el mandatario.

“Desde hace unas semanas, un porcentaje abrumador del público estadounidense ha dejado en claro que apoya mi Plan de Rescate Estadounidense, y la Cámara de Representantes ha dado el primer paso para hacerlo realidad”, ha manifestado.

Biden agradeció a la líder demócrata en la Cámara, Nancy Pelosi “su extraordinario liderazgo, y a todos aquellos que apoyaron nuestro plan”. “Estamos un paso más cerca de extender los beneficios de desempleo para millones de estadounidenses que en breve van a perderlos”, ha añadido.

Por último, el presidente ha pedido al senado que actúe con “decisión, rapidez y valentía”. “Finalmente podremos hacer que nuestra economía vuelva a moverse. La gente de este país ha sufrido demasiado durante demasiado tiempo. Aliviemos ese sufrimiento, es hora de actuar”, ha remachado.

Dada la exigua mayoría de los demócratas en el Senado, de 51 a 50, y las dudas expresadas por numerosos senadores republicanos, se prevén duras negociaciones para sacar adelante la medida.

Se trata del primer gran proyecto legislativo impulsado por el Gobierno de Joe Biden.

La medida más llamativa del rescate son los nuevos pagos directos a contribuyentes de 1.400 dólares. Además, el plan incluye un rescate de 350.000 millones de dólares para Gobiernos locales y estatales; 20.000 millones de dólares para un plan nacional de vacunación y otros 50.000 para el sistema de test.

También amplía hasta agosto las ayudas al desempleo, ya que los actuales fondos expiran el 14 de marzo, fecha límite que se han marcado tanto la Casa Blanca como los demócratas en ambas cámaras para tener el proyecto finalizado.

Además de todo esto, el rescate incluye fondos para aerolíneas, sistemas locales de transporte y la red ferroviaria, también para programas de comida, ayudas al alquiler o financiación para la reapertura de escuelas.

Uno de los principales puntos de fricción entre los demócratas ha sido la inclusión en el proyecto de ley de una subida del salario mínimo federal de los actuales 7,25 dólares la hora a 15 dólares la hora.

Este jueves, sin embargo, los servicios jurídicos del Senado informaron a los demócratas de que no pueden aprobar la subida con una mayoría simple de 50 votos, tal y como pretendían, sino que necesitan 60, una cifra improbable de alcanzar.

Mientras la Cámara Baja dio esta madrugada el visto bueno al proyecto, los líderes demócratas siguen estudiando cómo aprobar la subida salarial, una de las promesas electorales de Biden.

Este rescate económico de Biden, de ser finalmente aprobado, se uniría al de 900.000 millones de dólares que el Congreso impulsó en diciembre y al de 2,2 billones de dólares, el mayor de la historia de Estados Unidos, en marzo pasado.

/psg