En condiciones de ser visto por la Sala quedó el proyecto en materia de consulta, administración y uso, por parte del afiliado, de los excedentes de cotización en Isapres. Esto luego que los integrantes de la Comisión de Salud hicieran pequeñas modificaciones al texto derivado por la Cámara.

La norma en segundo trámite, consta de un artículo único que establece que las Isapres deben adecuar sus sistemas -tanto informáticos como de información-, de manera que los afiliados puedan libremente y de manera automática en línea, decidir en qué ocupar sus excedentes.

En la última sesión de la citada instancia, los legisladores respaldaron la redacción pero añadieron que si el afiliado no utiliza los excedentes dentro del año calendario, a final del periodo, la Isapre debe depositarle su dinero en su cuenta corriente, o en su defecto pagarla a través de un cheque. Eso significa que la persona podría usar ese dinero para lo que estime conveniente.

Cabe consignar que se entiende como excedente, un monto de dinero a favor de la persona afiliada a una Isapre, que se genera cuando la cotización obligatoria del 7% para salud supera el valor del plan contratado. Por ejemplo, si el 7% corresponde a 4 Unidades de Fomento (UF) y el valor del plan es de 3,8 UF, se produce un excedente de 0,2 UF.

Los excedentes se reajustan de acuerdo con la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y no se pueden devolver en forma de dinero, por ello pueden ser usados para:

 Pagar cotizaciones en caso de cesantía

 Cancelar un bono de atención médica

 Financiar prestaciones de salud que no cubre el plan contratado

 Pagar cuotas de un préstamo de salud otorgado por una Isapre

 Cubrir cotizaciones adicionales de salud

 Financiar un plan de salud, mientras tramita la pensión de vejez

 Comprar medicamentos en farmacias asociadas

Ahora la Sala deberá pronunciarse sobre este artículo, de ser aprobado pasa a tercer trámite. En ese momento, los diputados deberán analizar lo introducido por los senadores. De ser respaldado, la iniciativa se convertirá en ley.

ATENCIÓN PREFERENTE

Asimismo, se conformó la Comisión Mixta encargada de zanjar discrepancias entre ambas Cámaras respecto al proyecto que crea el derecho de atención preferente (Boletín N° 12156-11).

El presidente de la instancia, el senador Rabindranath Quinteros valoró que los congresistas concordaran un texto que tenía más diferencias de fondo que de forma.

Ahora la Sala del Senado deberá revisar este acuerdo, tras lo cual será el turno de la Cámara de Diputados. De ser aprobado, la iniciativa estará en condiciones de convertirse en ley.

En simple, la propuesta establece que “toda persona mayor de 60 años, como también toda persona en situación de discapacidad, tendrá derecho a ser atendida preferente y oportunamente por cualquier prestador de acciones de salud, sea público o privado, con el fin de facilitar su acceso a las acciones de salud”.

Se trata de una modificación a la ley de los deberes y derechos de los pacientes e incluye aspectos como la necesidad de contar con una ventanilla única para simplificar la atención y elevar las sanciones a los recintos de salud que no cumplan en estos requerimientos.

El texto plantea una serie de acciones en el caso de una consulta ambulatoria, la interconsulta a un especialista, la entrega de medicamentos y la realización de exámenes y procedimientos más complejos. La idea es contar con un protocolo que indique en cada caso qué se debe hacer con ese paciente para no hacerlo esperar

SALUD MENTAL

También en la jornada, la Comisión de Salud avanzó en la votación de las indicaciones al proyecto sobre protección de la salud mental (Boletín N° 10563-11) que cursa su segundo trámite.

Resulta pertinente recordar que esta norma ya había sido estudiada en particular, pero la Sala solicitó un nuevo segundo informe. Ello implicó que se presentaran nuevas indicaciones. Éstas son las que están sometiéndose a escrutinio.

En la última sesión, los congresistas aprobaron una serie de disposiciones, pero quedaron pendientes materias que dicen relación con la internación involuntaria de pacientes, particularmente aquellos que consumen drogas duras como pasta base de cocaína.

En el debate, los senadores coincidieron en la necesidad de contar con un equipo médico que decida estos casos, ya que los especialistas jurídicos no consideran aspectos sanitarios. También se cuestionaron algunos requisitos que deberán cumplirse a la hora de hospitalizar a una persona con trastorno mental y la necesidad de iniciar un proceso de desintoxicación previo.

Al respecto, se acordó que a la próxima sesión, se invite a representantes del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda) para afinar este tema, en el que también intervino el senador Juan Pablo Letelier, quien asistió en calidad de oyente.

También se cuestionó el actuar de la Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez (Compin) dada la alta tasa de licencias médicas siquiátricas impagas. Se abordó el rol de los especialistas, la carga burocrática asociada y la libertad en los plazos.

En las próximas semanas se retomará la votación de las indicaciones. Hasta ahora se han revisado una veintena de disposiciones de un total de 57, cuya autoría descansa en senadores y el Ejecutivo.