Juan Guaidó expresó este miércoles su preocupación por el despliegue contra el coronavirus en Venezuela, destacando el colapso sanitario que sufre el país y que complicaría las campañas de vacunación.

El líder opositor recordó los problemas que tuvo el régimen chavista para distribuir comida en Navidad por la cadena de frío, recordando que las dosis requieren estar refrigeradas o congeladas. “No pudieron distribuir los perniles ¿y van a distribuir las vacunas contra el covid-19? Si no pudieron distribuir las máquinas y las pruebas de PCR, que no requieren frío”, advirtió.

También, aseguró que no se trata de un efecto de las sanciones internacionales que pesan sobre Caracas, como suele argumentar Nicolás Maduro. “No sean cínicos en la dictadura, no es un problema de dinero protegido en diferentes países, es un problema de ustedes, que utilizaron el 1% de las pruebas PCR, son unos cínicos, solo les interesa la propaganda”, apuntó.

Este miércoles, la plataforma Covax, creada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y laboratorios farmacéuticas para ayudar a los países en vías de desarrollo, anunció que sus planes de distribución y detalló que Venezuela le corresponde más de 1,4 millones de dosis de la fórmula de Oxford/AstraZeneca, un 3,3% de la población, y que llegarían a fines de febrero. Esta vacuna debe mantenerse refrigerada a entre 2 y 8°C. En enero, la Organización Panamericana de la Salud había dicho que Venezuela mantenía una deuda de 11 millones de dólares, pero que las negociaciones se mantenían abiertas.

Sobre ese tema, Guaidó declaró que Maduro se interpone en el camino del acceso a las vacunas, al no aceptar un plan de implementación liderado por la oposición y que permitiría a Venezuela unirse al programa. Y sostuvo que sería posible usar fondos controlados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos para pagar por las inmunizaciones.

Guaidó además recordó que el chavismo negó durante años la emergencia humanitaria “hasta que les explotó en la cara” y permitieron el ingreso de una parte de la ayuda internacional.

Al respecto, resaltó que “la presión internacional es necesaria”, pero insistió en que para lograr elecciones libres debe mantenerse la protesta en el interior del país.

“Vamos a acompañar a la juventud el 12 de febrero para activar la agenda de participación ciudadana. No va a caer del cielo una solución, la tenemos que construir en conjunto”, añadió.

Sobre las disputas en el seno de la oposición, comentó: “¿Nosotros necesitamos una nueva unidad? NO, necesitamos una mejor unidad, porque unidad ya tenemos. Los venezolanos tienen una gran capacidad de unidad”.

/psg