Como “una buena noticia”, recibió el presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), Bernardo Larraín Matte, el protocolo de acuerdo que firmó este domingo el Gobierno con la Democracia Cristiana respecto al proyecto de modernización tributaria.

Así, y de cara al inicio del ciclo de charlas organizados por la Sofofa, “Crecimiento: Tres caminos para romper la inercia”, que comenzará mañana, el líder empresarial valoró que el pacto “mantiene la inspiración fundamental que tenía el proyecto de ley de reforma tributaria del Gobierno”. Es decir, el llamado “corazón de la reforma”: la reintegración del sistema.

En ese sentido, cabe recordar que Larraín Matte ha sido un explícito opositor a la idea que surgió en un momento de dividir la reforma para avanzar de manera más expedita en el Congreso. Además, ha sido uno de los principales críticos a que el proyecto no haya ni siquiera considerado una rebaja al impuesto corporativo que hoy se ubica en 27%.

De todas formas, ante el acuerdo con la DC, el empresario sostuvo que el consenso alcanzado “muestra que es posible mejorar la cancha de lo público construyendo acuerdos en temas complejos como el tributario”.

“Por supuesto que esto es un avance y creo que es un buen acuerdo, donde no se desdibuja la inspiración original del proyecto de ley del Presidente Piñera y, por otro lado, la DC hizo su aporte proponiendo instrumentos nuevos que enriquecen el proyecto, como el 1% de las regiones que debe ser bien diseñado para que pueda ser un catalizador de inversiones”, indicó.

Sin embargo, Larraín Matte hizo hincapié en que “al sistema tributario de largo plazo le falta”.

“Le falta, por ejemplo, poner más incentivos a la inversión que sean debidamente compensados con tantas otras exenciones tributarias que son tal vez tan difíciles de tocar como lo es, por ejemplo, subir la edad de jubilación”.

“Me refiero, por ejemplo, a la asimetría que significa para un país que será sede de la COP25, que un bus de transporte de pasajeros que se alimenta con petróleo diésel pague menos impuestos que un bus eléctrico o que un bus con gas natural. No es coherente con ser sede de la COP25”, criticó.

Y agregó: “Esto es duro decirlo, porque habrían muchas personas que se verían afectadas, pero hay muchas exenciones tributarias que podrían gradualmente eliminarse y transformarlas en incentivos a la inversiones de todos los inversionistas, de todos los emprendedores, de todas las empresas”.

Reforma de pensiones: “No es razonable que las AFPs queden excluidas porque han hecho bien la pega”

Respecto a la discusión en materia de pensiones, el empresario opinó que el debate en general “tiene una falla bien importante, que es que hemos estado 30 días o más discutiendo solamente quién administra los fondos y no cómo subimos las pensiones”.

En ese sentido, Larraín Matte expresó que es fundamental que los fondos de pensiones, en beneficio de los trabajadores, sean administrados por profesionales y que, en dicho contexto, “al menos se establece que el ente estatal licite la administración de los fondos para que sean manejados por administradores profesionales”.

Consultado por las declaraciones del presidente de la Asociación de AFPs, Andrés Santa Cruz, quien dijo que la iniciativa establecía un “veto peligroso” a una industria en particular, provocando incertidumbre de lo que podría pasar en un futuro con otro tipo de vetos, el líder de la Sofofa dijo “compartir” dichas declaraciones.

“Que se haya excluido a administradoras, que más allá de su nombre, que parece que algunos les produce mucho escozor, son administradoras que han hecho una parte de la pega bien que es administrar los fondos con una rentabilidad promedio de 8%”.

“Ahora, yo soy crítico de las AFPs porque no fueron oportunos en ser obsesivos y sistemáticos en revelar los vacíos que tenía el sistema de pensiones. Una AFP puede tener como mandato legal solamente administrar las pensiones, pero debió haberse sentido parte integral de un sistema de previsión social y, por lo tanto, tendrían que haber sido los primeros en explicar a sus pensionados, en proponer medidas, para mejorar el sistema”, declaró Larraín Matte.

Así, aseveró: “Si bien han hecho bien la pega de administrar los fondos, creo que deben hacer una autocrítica de decir que ‘no nos sentimos parte integral de un sistema de previsión social y no fuimos suficientemente sistemáticos y obsesivos para revelar los vacíos que tenía el sistema, como son las lagunas previsionales, la edad de jubilación, el ahorro insuficiente, etc”.

“El mea culpa llegó, y bienvenido, pero un poquito tarde. Pero insisto: como administrador de los fondos, me parece que no es razonable que queden excluidos porque han hecho una buena pega”, concluyó el empresario.

/psg