A los 74 minutos del juego entre Chile y Uruguay, un hincha con una bandera argentina invadió la cancha del Maracaná. El juego tuvo que detenerse para que la seguridad actuara y como su accionar era infructuoso, un chileno decidió actuar: la zancadilla de Jara al forofo, quien se fue a piso antes de ser capturado por los guardias del recinto, recorrió el mundo.

Inmediatamente Luis Suárez y Edinson Cavani corrieron a pedir la roja para el defensa, pero el árbitro brasileño Rapahel Claus decidió continuar el juego. El VAR tampoco actuó.

Ya después del partido y aún con el sabor de la victoria y el primer puesto del Grupo C, en el camarín charrúa no olvidaban la acción. En diálogo con La Tercera, el volante Giorgian De Arrascaeta no tuvo freno y aseguró que la acción del zaguero chileno “pasa por los valores que tiene cada uno“, antes de confidenciar que “obviamente quedamos con un poco de bronca en el momento“.

/gap