Las conversaciones entre los dirigentes de los sindicatos 1,2 y 3 de la División Chuquicamata de Codelco y los trabajadores socios de las agrupaciones no han estado fáciles en los últimos días.

Lo anterior, dado el llamado que habrían realizado los líderes de cada organización el pasado viernes para aprobar la propuesta de la empresa, consistente en beneficios por $ 14,1 millones, un reajuste salarial de 1,2%, planes de salud de por vida y mejoras en las condiciones de igualdad entre trabajadores nuevos y antiguos.

De hecho, en una reunión realizada el sábado tras la votación en la que se rechazó dicha propuesta, los gritos de los asistentes reflejaron la disconformidad con los dirigentes, entre los cuales la presidenta del Sindicato 1 de Chuquicamata, Cecilia González fue la más perjudicada.

Así, tras la votación, este fue el diálogo que se dio en la reunión mencionada.

Trabajadores : ¿Dónde está la Cecilia?

Liliana Ugarte (presidenta del sindicato 2): más orgullosa no me puedo sentir.

Trabajadores: Ahora huevona (sic).

Liliana Ugarte: Quiero decirles compañeros que hoy día los sindicatos 1,2 y 3 seguimos en huelga. Compañeros por lo tanto yo les voy a pedir que tengan respeto por los presidente de los tres sindicatos.

Trabajadores: ¡Cecilia, escucha ándate a la chucha! (sic)

Liliana Ugarte: de aquí en adelante tenemos que seguir unidos.

Trabajadores: gritos

Liliana Ugarte: Compañeros, respetemos. Se trata de una mujer.

Trabajadores: ¡Cecilia, escucha ándate a la chucha!

Liliana Ugarte: aquí todos los sindicatos estamos en huelga y todos los dirigentes tenemos que ponernos a la cabeza de esta huelga. Cada sindicato tiene a sus dirigentes. Demostremos que somos gente noble.

Trabajadores: ¡Qué se vaya! ¡Qué se vaya!

Camino propio

Así tras este suceso, en la tarde de ayer trascendió que el sindicato 1 de Chuquicamata había decidido negociar en forma independiente, cosa que esta mañana fue descartada por la aludida, Cecilia González.

Sin embargo, fuentes cercanas a la dirigenta, comentaron que ello había respondido a la presión que habría recibido y también a que los otros sindicatos le habrían solicitado no retirarse de las conversaciones.

De hecho, en la radio Carillón -de propiedad del sindicato uno- González comentó lo siguiente durante esta mañana:

“Como Cecila González no voy a aceptar más que los trabajadores me falten el respeto. Aquí somos 18 los dirigentes sindicales y todos tenemos la misma responsabilidad. Todos tenemos los mismos conocimientos, espero (…) Yo tampoco quiero seguir soportando que los trabajadores me basureen, me griten lo que se les ocurra y ahora resulta que tengo lleno mi teléfono con mensajes y whatsapp pidiendo que no nos descolguemos. Entonces le pido a los trabajadores y trabajadoras que si quieren que nos mantengamos unidos y salgamos adelante, lo hagamos con respeto. Hay que saber escucharse”, señaló.

“Lo que han hecho conmigo no tiene nombre. Eso le pido a la comunidad”, añadió.

Asimismo, puntualizó que “si yo el día sábado llamé a votar la aprobación porque eso fue lo que dije, es porque siempre cumplo mis compromisos y mi firma y mi palabra valen. Entonces aquí no me vienen a pasar cuentas donde no tengo responsabilidades. Nosotros empezamos juntos y Dios quiere que terminemos juntos”.

/gap