“El inicio de año no será fácil pues tiene una base de comparación exigente, pero registros irán mejorando con avance de vacunación, apertura segura de economía y recuperación de empleos”.

Así, el ministro de Economía, Lucas Palacios, se ajustaba a las estimaciones que tiene el mercado para el Imacec de enero, que el Banco Central dará a conocer el próximo lunes 1 de marzo.

De acuerdo a varios análisis, la actividad económica para el primer mes del año se contraerá en torno entre 1% y 2,5%, e irá mejorando a medida que transcurra el año.

Banchile Inversiones dijo este viernes que las cifras sectoriales publicadas por el INE “confirman nuestra estimación de que el Imacec de enero podría registrar un retroceso más profundo que el de diciembre (-0,4% a/a)”.

La entidad destacó que la producción industrial cayó por tercera vez consecutiva al contraerse un 2,4% en enero, por debajo del avance de 0,4% que esperaba el mercado (según sondeo Bloomberg). “La actividad manufacturera tuvo la mayor incidencia a la baja al retroceder un 4,4% anual, explicada por una disminución en la producción de metanol debido a una baja demanda desde el exterior”, apuntó.

BTG Pactual comentó que las cifras de actividad dadas a conocer por el Instituto Nacional de Estadísticas proyectan una “caída del Imacec (de enero) en el rango -2,5/-3,5%”.

Por otro lado, señaló que “las ventas del comercio minorista registraron un aumento de 5,8% a/a, frente al alza de 10,4% anterior y 6,5% del consenso, “lo que podría ser una señal de que el impulso de los sucesivos retiros de fondos de pensiones está desapareciendo”.

“Notamos que estas cifras son consistentes con el endurecimiento de las restricciones de movilidad durante el mes”, acotó.

El banco de inversión estadounidense Goldman Sachs proyecta que Imacec de enero caiga 1,0% a/a. Mientras que Felipe Ramírez, economista jefe de Coopeuch, indicó que “el Imacec de enero estaría en torno al -1,3% a/a, donde las caídas del Imacec de servicios y de industrias serían las protagonistas”.

“Hacia adelante -añadió el analista- nos mantenemos cautos en el ritmo de la recuperación económica. Pese a que reconocemos que el avance del proceso de vacunación ha sido mayor a lo que preveíamos, este año la economía tendrá importantes fuentes de inestabilidad”.

En esa línea, planteó que este diagnóstico se sustenta en una “escasa creación de empleo de buena calidad, personas siendo precavidas al volver a ritmos de vida normales, caída de empresas que no se han adaptado a la nueva normalidad o que venían con problemas previos a la pandemia, y la incertidumbre en torno al desarrollo del proceso constituyente y las elecciones presidenciales y parlamentarias.

/psg