Tras el hallazgo del cuerpo de Fernanda Maciel en una bodega cercana a su vivienda que ya había sido periciada 6 veces por la policía, han surgido cuestionamientos al trabajo de Fiscalía, que tardó 16 meses en encontrar el cadáver en el mismo lugar apuntado por su familia como el último recinto donde se había dirigido la joven.

Junto con el hallazgo del cuerpo, Carabineros detuvo a Felipe Rojas, amigo de Fernanda que había sido interrogado en reiteradas oportunidades y que era sindicado como sospechoso de la desaparición desde abril de 2018, dos meses después que se perdiera el rastro de Maciel en Conchalí.

Se trata de dos documentos con las hipótesis de la PDI tras pericias de la investigación, donde le solicitan a Fiscalía que cambie la figura de Rojas a “imputado”.

En el primer informe, de abril de 2018, el documento sostiene que “a juicio de los oficiales investigadores, Felipe, pudiera estar involucrado directa o indirectamente en la desaparición de Fernanda Maciel, pues habría sido él en este contexto de consumir droga quien fue la última persona que compartió con ella en dependencias de la bodega”.

En el lugar, indica, “habría ocurrido un hecho que, o bien acabó con la vida, o bien sabe con quién y cómo abandonó el lugar”.

Respecto a la causa de muerte, el informe señala que “puede haber sido un accidente médico o alguna lesión física producto del consumo de drogas y/o medicamentos en su embarazo”.

“Se debe dejar en claro, que a juicio de los oficiales investigadores, en cualquiera de las dos hipótesis finales, los hechos no fueron planificados, ocurriendo todo de modo fortuito”, agrega.

Si bien las dos hipótesis descartan premeditación en la muerte, el informe advierte que Rojas “pudiese estar ocultando información”.

Esto, considerando que “las incongruencias en sus declaraciones prestadas tanto a personal de Carabineros como a la PDI, sumado al hecho de haber mentido y de haber pedido que terceras personas mintieran por él, deja entrever que pudiese estar ocultando información”.

Por estas razones, señala el informe de la policía “Se solicitó cambiar la calidad de testigo a imputado de Rojas Lobos, lo que no fue acogido por la Fiscalía”.

Segundo informe

El segundo informe, de febrero de este año, recuerda en el subtítulo rotulado como “Resultado de la investigación criminalística” los antecedentes descritos en el informe anterior, basados en las imágenes captadas por las cámaras de seguridad cercanas a la bodega.

Esos registros, indica el documento, muestran que “Felipe Rojas Lobos vuelve los días posteriores al 10 de febrero de 2018, pero Fernanda Damaris Maciel Correa nunca se le ve salir del lugar“.

A eso, agrega que a Rojas se le ve reunirse con un trabajador recién el 14 de febrero, lo que “nos da un margen de más de 24 horas, en los cuales se cree que Rojas Lobos realizó acciones de forma consciente y premeditada que han impedido encontrar el cuerpo de Fernanda Maciel Correa”.

De esta forma, el documento precisa que si bien en la bodega no se encontraron rastros de sangre, Rojas tiene relación directa con la desaparición.

Por eso, señala que “es en relación a la hipótesis, en que Felipe Andrés Rojas Lobos, participó activamente en la muerte o fue testigo de una muerte accidental (…) además de negar tajantemente haber asistido a la bodega con la requerida” que “se mantiene la solicitud de cambiar la calidad de testigo a imputado de Rojas Lobos”.

Fiscalía dispuso a la SEBV de Carabineros la investigación del caso, pese al rechazo por parte de la familia de Fernanda que pedía al Ministerio Público que la PDI interviniera. Si bien este segundo informe es de febrero de este año, debieron pasar otros cuatro meses para que se encontrara el cuerpo enterrado y se detuviera a Rojas.

Ahora, Fiscalía solicitó la ampliación de la detención del único acusado a la espera de las últimas pericias de la policía y del informe que evacue el Servicio Médico Legal que permitan imputar a quien era amigo de Fernanda los delitos de homicidio, inhumación ilegal y aborto.

/psg