Producto de la imposibilidad de realizarse un trasplante de hígado en Venezuela, el Presidente, Sebastián Piñera, anuncio en la noche del martes que dispondría un avión ambulancia para la chilena Ana Alacia Ostos, de 32 años, con el fin de traerla al país y tratar aquí su severa hepatitis A.

Y esta mañana la aeronave aterrizó en tierra nacional, siendo Ostos inmediatamente derivada hasta el Hospital Clínico de la Universidad Católica.

En el aeropuerto de Santiago estaba esperándola el subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo, quien expuso que “tiene una hepatitis A muy grave, aparentemente está con insuficiencia hepática fulminante y que probablemente, luego de las evaluaciones, vamos a ver si va a entrar o no a un programa de trasplantes”.

“Durante el transcurso de la mañana pienso que los hepatólogos de la Universidad Católica van a poder saber con exactitud si va o no a ser receptora un trasplante hepático”, agregó.

Dicho eso, aseguró que “los médico que estaban a cargo de ella en Caracas” fueron quienes contactaron al Ministerio de Salud hace unos días atrás para exponer el estado de la mujer. “Ellos dieron la autorización médica de traslado”, afirmó.

La joven, radicada hace tres años en Venezuela, se encontraba internada en un hospital en Caracas, manteniendo un estado grave luego de contraer hepatitis A.

Por ello, sus padres comenzaron a pedir ayuda para trasladarla a algún lugar donde pudiese realizarse un trasplante, ya que en el país caribeño este tipo de procedimientos se encontrarían suspendidos.

/psg