Hace dos semanas el equipo dirigido por Marco Antonio Figueroa compro la totalidad de la carta que pertenecía a Maximiliano Salas, jugador que hasta ese entonces pertenecía a All Boys por US$600 mil. Todo cambio de manera abrupta en las últimas horas, tras la llegada de Necaxa con US$ 2.2 millones en el bolsillo por el 80% del pase del nacido en Curuzú Cuatiá.

El delantero  es pieza clave en el equipo de Figueroa, quien ya reconoció en entrevista al Canal 6 de México que Salas habría sido vendido al “Campeonisimo” apodo que se le conoce al equipo mexicano.

La legión de futbolistas que desde el fútbol chileno han sido objetivo y realidad para el Necaxa comienza con Victor Dávila y Marcelo Allende, más otros nombres que han emigrado como Brayan Fernández, Carlos González y Brayan Carvallo.

Por: Felipe Álvarez Oñat