Al concluir el primer día de su participación en la Cumbre de Líderes del G20 en Japón, el Presidente Sebastián Piñera se refirió a la compleja situación migratoria que se vive en las fronteras del norte de Chile, señalando que “estamos tomando medidas especiales para proteger mejor nuestras fronteras”.

Se trata de cientos de ciudadanos extranjeros, principalmente venezolanos quienes se encuentran varados en el complejo fronterizo Chacalluta, a la espera de poder ingresar al país.

Sin consulta de por medio, el Mandatario comentó que “tenemos una situación especial en nuestras fronteras norte. Lo que quiero yo decirle a los chilenos es que como Presidente estamos defendiendo una causa que es justa y que es noble: que las personas que entren a Chile entren diciendo la verdad y respetando nuestra legislación”.

En ese contexto, Piñera señaló que “tenemos las puertas abiertas para aquellos que vienen cumpliendo nuestras leyes, sin engañar a nuestras autoridades, para integrarse a nuestro país y a trabajar de forma honesta”.

“Pero no queremos que ingresen a nuestro país aquellos que nos causan daño y por eso estamos tomando medidas especiales para proteger mejor nuestras fronteras y, especialmente, las fronteras del norte de nuestro país”, recalcó el Presidente.

Personal del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) visitó la frontera con Perú, el Paso Colchane, en la frontera con Bolivia, y el Paso Los Andes, en el límite con Argentina, para constatar las condiciones de los venezolanos que solicitan refugio.

Respecto a la situación, la directora del organismo, Consuelo Contreras, manifestó que “son preocupantes dada la alta vulnerabilidad en que se encuentran las personas, muchas no han podido ingresar. Se les está mandando a Tacna a hacer una serie de trámites que dificultan su admisión. Aproximadamente el 90% de las personas que están aquí cuentan con familiares en Chile, que tienen su documentación al día y que esperan su llegada”.

Y añadió: “Nos preocupan especialmente los niños y las mujeres, que según testimonios han sido insultadas y maltratadas. Un principio fundamental de los derechos humanos es la dignidad de las personas, por lo que esperamos que los funcionarios policiales y las autoridades, la respeten”.

/psg