El ministro de RR.EE., Teodoro Ribera, aseguró este viernes que nuestro país seguirá ofreciendo ayuda a los migrantes venezolanos, justo en medio de la compleja situación que están viviendo cientos de ellos en la frontera norte de Chile.

El canciller abordó el tema durante la presentación del informe del Grupo de Trabajo de la Organización de Estados Americanos (OEA) para abordar la crisis de migrantes y refugiados venezolanos en la región, en el cual se detalló el estado actual de este fenómeno.

En ese contexto, durante la actividad realizada en Medellín, Colombia, el secretario de Estado destacó que el texto “no solamente aborda la situación actualmente que se vive en la inmigración, sino que, sobre la base de ciertos parámetros, hace una proyección de la misma”.

“Yo creo que recibir un informe solamente de la situación actual, in situ, claro, es interesante, es un arqueo de lo existente, pero el informe hace una progresión de qué dinámica va a tomar esta migración en la medida que no actuemos prontamente”, añadió.

En esa línea, Ribera advirtió que “la dinámica es realmente muy catastrófica, expresa un drama humano de proporciones, expresa un desafío mayor para nuestros países. En definitiva, la crisis migratoria expresa la situación actual de Venezuela”.

Por ello, el secretario de Estado recordó que “sabemos que la causa de esta crisis tiene un origen político y también tenemos claro que el origen real de la misma es la dictadura de Nicolás Maduro y, por tanto, tenemos que tratar de concentrar nuestros esfuerzos en superar la causa misma de la crisis”.

Situación en Chile

Dicho eso, el jefe de la diplomacia nacional se refirió a cómo ha tocado a nuestro país la migración venezolana, asegurando que “han llegado en el último tiempo cerca de 300 mil venezolanos. Son hoy día la segunda comunidad migratoria más grande en Chile”.

“Y para asumir esta migración, y quiero decirles que Chile no era un país de cultura migratoria, hemos tenido que adoptar medidas que buscan facilitar la regularización, hemos buscado como mejorar los sistemas de ingreso, que sea más ordenada y segura”, enfatizó.

Asimismo, subrayó que “un gran problema de la migración está en que cuando es irregular, da pauta a la explotación de terceros y el migrante está indefenso, no recurre quizás a las instituciones públicas, tiene miedo de que si reclama puede ser expulsado”.

En ese sentido, afirmó ante sus pares que “Chile continuará utilizando las herramientas de nuestro ordenamiento jurídico para ofrecer una mano solidaria y responsable al pueblo venezolano, que ha sufrido masivamente las consecuencias de vivir bajo la dictadura de Nicolás Maduro”.

“Y procuraremos que las personas que lleguen a nuestro país, puedan insertarse adecuadamente, puedan gozar de los beneficios que les otorgamos a toda la población con prescindencia de su nacionalidad”, concluyó.

/psg