Con una caída de 4,60% cerró este viernes el cobre en la Bolsa de Metales de Londres (LME) -la peor caída desde el 23 de marzo de 2020- debido a que el sentimiento de aversión al riesgo golpeó los mercados financieros en general, tras un repunte en los rendimientos de los bonos.

El commodity se transó en US$4,16058 la libra, que se compara con los US$4,36107 del jueves, su nivel más alto en 9 años y medio.

Pese a ello, el promedio del mes escaló a US$3,83751 y anual a US$3,72643.

En las últimas 17 sesiones, el metal rojo acumulaba un alza de 84,32 centavos de dólar, un 23,97%. De hecho, esta semana acumuló un incremento de 4,2%.

“La perspectiva a corto plazo es probablemente una de cautela, con un desapalancamiento sin riesgo flotando sobre el mercado”, dijo a Reuter Ole Hansen, estratega de Saxo Bank en Copenhague.

“Lo que estamos viendo es probablemente una etapa de consolidación atrasada y saludable en el mejor de los casos o una corrección en el peor”, agregó.

Según Hansen, mucho dependería de la reacción de los grandes actores chinos que han tomado grandes posiciones, como Shanghai Dalu Futures, que ha acumulado una posición larga de 1.000 millones de dólares en contratos de cobre.

/psg