Los principales índices de Wall Street sufren una fuerte caída este jueves, arrastrados en mayor medida por la venta masiva de acciones de compañías tecnológicas y la suba del rendimiento de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos.

Según The Wall Street Journal, el Dow Jones, usado como referencia en el parque bursátil, está más de 550 puntos (un 1,7 por ciento) por debajo de su récord histórico, alcanzado el miércoles.

El Nasdaq, que agrupa a las principales tecnológicas, llegó a perder más del 3 por ciento de su valor y se encamina a cerrar su peor jornada desde octubre. Las acciones de Apple, Alphabet (la compañía madre de Google) y Netflix perdían más del 2 por cietno a tres horas del cierre. Tesla, la compañía de autos eléctricos de Elon Musk, perdía un 5,5 por ciento, borrando de esa manera sus ganancias del 2021.

Los analistas explican estos movimientos como apuestas de los inversores a una rápida reactivación de la economía. No obstante, la velocidad con la que el sentimiento se ha trasladado a la suba de los bonos ha generado una migración desde sectores más riesgosos del mercado.

Prácticamente la única excepción fueron las acciones catalogadas como “memes”, entre las que se destaca GameStop, protagonista de un insólito “rally” y caída durante el mes pasado. En concreto, la compañía de videojuegos subió un 68 por ciento, mientras que las de la cadena de cines AMC lo hizo en un 9,8 por ciento.

Los rendimientos de los bonos del tesoro a 10 años subieron a 1,46 por ciento, la cifra más alta en un año. Representa un drástico crecimiento en comparación a la tasa de 0,92 por ciento que mostraba hace solo dos meses.

“El mercado de bonos está reaccionando a un crecimiento positivo de la economía”, dijo a The Associated Press Brent Schutte, de Northwestern Mutual Wealth Management Company. “Significa que hay algo de esperanza en el horizonte”, agregó.

El comportamiento del mercado tiene lugar el mismo día en el que se conoció que la economía de Estados Unidos creció un 4,1 por ciento durante el último trimestre de 2020, un poco más rápido que lo previsto.

El efecto de las medidas gubernamentales de estímulo y la acelerada distribución de las vacunas podría aumentar a 5 por ciento el ritmo de crecimiento en el trimestre actual que concluye en marzo, o incluso más, creen los economistas.

De hecho, analizan también que el país está en posición de tener un fuerte repunte. Muchos de ellos proyectan una tasa de crecimiento de 5 por ciento o más en el trimestre actual, mientras algunas previsiones lo sitúan hasta en 9 por ciento.

Para todo 2021, los economistas prevén un crecimiento del PBI de 6 por ciento. Este sería el crecimiento anual más veloz desde el de 7,2 por ciento de 1984 cuando Ronald Reagan era presidente.

Un aspecto que alienta el optimismo sobre una recuperación económica es la aguda declinación en las nuevas infecciones de COVID-19 y un reciente incremento en las ventas minoristas, un sector que ha enfrentado dificultades en el país norteamericano.

/psg