Cuando Alexis Sánchez caminó desde el medio campo hacia el punto penal fue inevitable recordar la primera final ganada por Chile en la Copa América definida en el Estadio Nacional de Santiago.

Y Alexis nuevamente no falló y con una sangre fría impresionante, ante un viejo  conocido como Ospina (fueron compañeros en el Arsenal) mandó la pelota al rincón opuesto al que fue el arquero y metió a Chile en una nueva semifinal de Copa América y ahora si, con tantas posibilidades como cualquiera de quedarse con el título.

Hay que dejar en claro que se llegó a esta definición por penales tras el mejor partido jugado en esta Copa América.

Con una Colombia que entró a la cancha con el legítimo y bien ganado rótulo de candidato.

Y con un Chile, que ante ese gran rival, mostró su mejor cara y no sólo no fue menos que tan linajudo adversario sino que en la suma de los 90 minutos fue superior.

Con rendimientos individuales excepcionales (Maripán, Beausejour, Aránguiz, Pulgar y especialmente Alexis Sánchez) y con ninguno que desentonara. No hay jugador de la selección chilena que no tenga una nota cercana al menos a 6 en este partido.

Que lo pudo haber ganado antes, por supuesto. Incluso lo mereció.

Pero el Var le negó dos veces esa satisfacción.

EL GOL ANULADO MARCÓ EL PRIMER TIEMPO

Fue, sin lugar a dudas, un primer tiempo de muy alto nivel

Con dos equipos que, desde el primer minuto,salieron a mostrar en el Arena de Sao Paulo que no vinieron a turistear a Brasil.

Dos equipos que ratificaron, en cancha, que son candidatos a pelear el título. Uno lo fue desde siempre, desde antes de llegar a la tierra de los pentacampeones del mundo (Nos referimos a Colombia). Y otro que llegó con toda la desconfianza de su propia gente, complicado innecesariamente por una absurda disputa interna y con un entrenador y algunos que eran rechazados, precisamente por causa de lo anterior. Pero, que con el paso de los partidos fue revirtiendo esa impresión y está en cuartos de final por méritos propios y sin que nadie le regalara nada. (Nos referimos, lógicamente a Chile).

Y ambos cuadros respondieron a las expectativas.

Mejor Colombia al comienzo, creando una serie de situaciones reboteadas en el área donde estuvo magistral Guillermo Maripán y sus compañeros de defensa.el volante del Leverkusen

Sin embargo, a eso de los 10 minutos apareció Aránguiz y cuando aparece el volante del Leverkusen, aparece Chile.

Y de ahí en más, aunque se mantuvo el equilibrio en líneas generales, Chile sacó en escalón de ventaja. Por control de pelota y por llegadas al arco. Ospina tuvo una tapada muy buena ante un cabezazo de Aránguiz., ante una jugada gestada por el costado derecho por la dupla Fuenzalida – Isla, que le creaban problemas a la zaga colombiana por ese costado. Pero no tantos, como los dolores de cabeza que Beasejour y Alexis le daban a los cafeteros por la izquierda. Ellos, junto al gran trabajo de Pulgar y Aránguiz desequilibraban el juego en favor de la Roja.

Que pudo tener su premio en ese tanto convertido por Aránguiz a los 15 minutos y que el VAR anuló por un supuesto offside de Alexis Sánchez. He visto cien veces la jugada y sigo creyendo que hubo exceso de celo de los encargados del  tan polémico aparatito que ha marcado esta Copa América

OTRO GOL ANULADO POR EL VAR

El segundo tiempo tuvo un trámite muy parecido al primero.

Mejor Colombia al comienzo, prolongando esta vez por un lapso mayor ese dominio territorial, aunque sin llegar a inquietar en ningún momento con real peligrosidad a Gabriel Arias.

Esto habla del muy buen planteamiento defensivo de Chile, que nunca dejó espacios desde medio campo hasta su arco y que tuvo actuaciones individuales sin errores. Por el contrario, si ya habían jugado muy bien en el primer tiempo, los del fondo lo hicieron aún mejor en la etapa de complemento. Liderados por un Gary Medel que ha demostrado que la capitanía la lleva muy bien puesta.

Y otra vez el partido cambia por un segundo gol anulado a Chile por el VAR.Segundo gol anulado a Chile

Que nuevamente (y obviamente esta es una opinión personal) me pareció mal anulado. Porque es cierto que la pelota pega en la mano de Maripán, pero la mano estaba absolutamente pegada al cuerpo, no hubo intencionalidad, no hubo nada. Y si bien la pelota le llegó a Arturo Vidal para que batiera de zurda a Ospina, tampoco se puede que hubo habilitación con la mano para el Rey. Un  rebote y punto.

Lo importante es que a contar de ese minuto (28 del segundo tiempo), Chile nuevamente no se amilanó por la injusticia y volvió a sacar su mejor juego, le quitó definitivamente la pelota a Colombia y la metió contra su arco.

Tuvo el gol Vargas en una genialidad a la que le faltó un poco más de potencia para que hubiera sido el mejor gol de la Copa. Ospina lo impidió y hubo que llegar a la definición por penales.

Magistral la ejecución de Vidal, Vargas, Pulgar, y Alexis para dejar hasta ese minuto empatada 4-4 la alternativa de clasificar desde los 12 pasos. Porque Arias, pese a que se arrojó  muy bien en un par de lanzamientos (especialmente el de Cuadrado, que casi lo tapa) no pudo detener las ejecuciones colombianas.

Y tal vez por las injustas críticas que ha recibido, ya que no es para nada responsable de que Claudio Bravo no esté en la selección, la fortuna llegó en su auxilio: el quinto penal ejecutado por Tesillo se fue junto a un poste.

Después, lo dicho…Alexis, mi amigo Alexis. Así Chile ya está otra vez, al menos, entre los cuatro mejores de América.

Y se lo merece. Se lo requetecontra merece

 

/Gerardo Ayala Pizarro