Algunos de nuestros lazos más poderosos no son con otros humanos sino con nuestras mascotas. ¿Podrían esos lazos sobrevivir incluso a la muerte? ¿Podrías compartir tu casa con los fantasmas de tus mascotas ya fallecidas? Médiums, psíquicos, parapsicólogos w investigadores, dicen que sí. La mayoría de los fantasmas se centran en un trauma: una tragedia o muerte súbita que les crea un “hematoma” emocional que atrapa a los espíritus en el tiempo y el espacio. Es por eso que los campos de batalla y lugares históricamente violentos son los sitios con más actividad paranormal. Por otro lado, los fantasmas de los animales están por encima de todas estas circunstancias.

La mayoría los fantasmas de mascotas se quedan en nuestra realidad por otras razones. Su apego no se basa en heridas pasadas, sino por una conexión emocional vibrante con sus amigos humanos o sus casas. La conexión entre los humanos y las mascotas puede ser tan poderosa en la vida que va más allá de lo que podemos entender. Después de la muerte, ese apego espiritual no desparece. Es por eso que el espíritu de una mascota puede actuar como un ángel guardián, un protector divino. Hay historias de ladridos fantasmas que ahuyentan a los posibles intrusos en el hogar; o apariciones de gatos fantasmales que dan consuelo a sus queridos “dueños”. También hay que decir los ángeles guardianes de las mascotas no solo protegen a sus amigos humanos, también a otros animales. Este ha sido el caso de un suceso ocurrido en el condado inglés de Essex.

Gato fantasmal

Juliette Bird, de 53 años, y su compañera de piso Deanna Crawte, de 28 años, vieron un espeluznante video después de recibir una notificación de su cámara de seguridad en su casa de Essex, Reino Unido. Ambas se sorprendieron al ver al gatito de su vecina llamado Topsy seguido por lo que parecía el fantasma de otro gato.

Cuando Topsy, el cual aparece de color blanco en las imágenes, pasó por la acera junto a los vehículos aparcados en la calle, mientras que el contorno fantasmal de otro gato aparece de la nada detrás del animal. Sin saber muy bien lo que hacer, Juliette y Deanna decidieron contar lo que vieron a su vecina, ya que era la dueña de Topsy. Esta les reveló un dato que las dejó sin habla: les dijo que había tenido otro gato llamado Liquorice que había muerto recientemente. La vecina también añadió que la hermana de Topsy, llamada Tilly, había desaparecido hace unas seis semanas.

El video fue publicado en YouTube, donde innumerables usuarios mostraron sus sorpresa y tristeza. Después de ver las imágenes, los escépticos consideraron que se trata de un fallo en la exposición de la lente de la cámara, que por alguna razón duplico la presencia del gato. Pero expertos en lo paranormal ofrecieron un punto de vista competente diferente, es una clara evidencia de como las manifestaciones físicas posteriores a la muerte de perros y gatos apuntan a otras realidades más allá de este plano mortal. Tales manifestaciones, a veces son visuales, como en este caso, pero en otros son puramente auditiva o táctil, como cuando se escuchan los pasos del animal fallecido.

Todos estos fenómenos sugieren que hay más en los estados de vida y muerte de lo que entendemos completamente. Hay alguna forma de ser, no de no ser, después de la muerte física, posiblemente en una forma o estado de transición durante algún tiempo después de la separación del cuerpo físico del supra o metafísico, que algunos llaman espíritu o alma.

gato fantasmal siguiendo amigo felino - Cámara de seguridad muestra un gato fantasmal que acababa de fallecer siguiendo a su amigo felino

Además, no hay límite sobre qué tipo de animal puede aparecerse después de fallecer. Los perros y los gatos son los más comunes, pero se han registrado apariciones fantasmales de caballos, ovejas, vacas, peces y roedores. En las zonas rurales, muchos propietarios de granjas aseguran haber escuchado todo tipo de sonidos y avistamientos de animales que ya no están entre nosotros.

Que innumerables números de perros y gatos fallecidos, se manifestaran físicamente y comunicaran su existencia continua a sus afligidos compañeros humanos o animales, es sin duda un regalo del amor que hay en el universo. Los dones de otras criaturas grandes y pequeñas son realmente sutiles y profundos, enriquecen nuestras vidas de una vida a otra y comparten con nosotros parte del gran misterio, que está más allá de nuestro ámbito de comprensión mundano.

/psg