La noche de ayer la señorita Ministra en Visita, Romy Rutherford, me notificó sobre el procesamiento en mi contra por la supuesta malversación de más de 4.500 millones de pesos, que corresponderían a gastos reservados del Ejército. Al respecto, es preciso aclarar lo siguiente:

1. Ignoro cómo se llega a configurar el monto imputado. Sólo puedo intuir que se trata del total de los gastos reservados asignados a la Comandancia en Jefe del Ejército durante los cuatro años de mi mandato. Por lo mismo resulta ilógico atribuirme el uso irregular de ese monto global y en tal sentido espero que la investigación aclare a la brevedad qué es lo que se me imputa efectivamente, más allá de esta cifra que razonablemente genera escándalo público.

2. Mi patrimonio personal, el de mi esposa e hijos es la mejor prueba de que resulta imposible atribuirme el desvío de fondos públicos en mi beneficio. A lo largo de mis 42 años de carrera profesional en el ejército siempre he actuado en forma honesta y apegada a la ley. Mientras fui Comandante en Jefe del Ejército velé por el uso riguroso de los fondos asignados a tareas de seguridad interna y externa.

3. Mi defensa hará uso de todos los recursos que provee la ley para demostrar mi inocencia, en el contexto de un sistema de persecución penal que no respeta mis garantías constitucionales. Es por ello que he recurrido al Tribunal Constitucional, quien ordenó la paralización de la causa en mi contra en enero de este año. Lamentablemente debo constatar que no se ha cumplido esta resolución.
General (R) Humberto Oviedo Arriagada
Comandante en Jefe del Ejército 2014-2018

/gap