El tenista nacional Nicolás Jarry (53° en el ránking ATP) quedó con un sabor amargo tras hacer en primera ronda de Wimbledon, tercer Grand Slam del año, ante el italiano Andreas Seppi (73°), y señaló que debe trabajar su “cabeza” para ganar este tipo de partidos.

Jarry, en conversación con Al Aire Libre en Cooperativa, aseguró que “no me pude sentir muy bien, no pude lograr hacer lo que venía practicando. Las condiciones eran diferentes y no pude ajustarme a ellas, me estaba sintiendo muy bien previo al partido y no sé exactamente por qué habrá sido el cambio de sensaciones”.

Además, el “Príncipe” destacó que el aspecto emocional le jugó una mala pasada en este compromiso, ya que “los nervios y las ganas de ganar en un lugar tan bonito me superaron y tengo que seguir trabajando mucho en mi cabeza.

Sobre como afrontó el partido, la “Torre” sostuvo que “era tratar de salir a hacer mi juego, estar bien agresivo, tratar de subir a la red. Pero, la cancha era bastante más lenta que cualquier otra cancha y sentía que si subía me pasaba, tenía mucho tiempo, entonces no sabía muy bien qué hacer, ya que mis tiros no estaban haciendo el mismo daño que en las semanas anteriores”.

Además, confirmó que sus próximos desafíos son en los ATP de Bastad (Suiza) y Hamburgo (Alemania), además de los Juegos Panamericanos de Lima en Perú.

Por Ignacio Soto Bascuñán