El fenómeno astronómico tuvo su punto cúlmine a las 13:00 horas en La Araucanía, donde la nubosidad y los chubascos se tomaron la mañana. Pese a ser uno de los epicentros de la pandemia en nuestro país durante las últimas semanas, más de 70.000 turistas han llegado a la zona.

Que nosotros, aquí y ahora, tengamos la oportunidad de ver un eclipse total es algo extraordinario por varias razones. Pero déjame contarte una en particular. Para que pueda existir el fenómeno que llamamos eclipse total de Sol, el objeto que bloquea al Sol (en nuestro caso la Luna) debe tener el mismo tamaño aparente que Sol en el cielo.

Lo que debes saber es que no existe otro lugar en nuestro Sistema Solar que cumpla esta condición. Solo la Tierra tiene una Luna que tiene el mismo tamaño aparente que el Sol. Esto ocurre porque la Luna, que es aproximadamente 400 veces más pequeña que el Sol, está aproximadamente 400 veces más cerca, y por lo tanto se ven del mismo tamaño. Tú te encuentras en el mejor lugar del Universo conocido para ver un eclipse total.

Pero ¿esto siempre ha sido así? La respuesta es que no. Y la razón es porque la Luna se aleja de nosotros a una velocidad de más o menos 3 centímetros al año. Esto significa que, en futuro lejano, la Luna no tendrá el tamaño aparente necesario para bloquear al Sol, y los eclipses totales no existirán. Pero también significa que, en un pasado distante, la Luna tenía un tamaño aparente mucho más grande, y aquellos eclipses eran más espectaculares y espeluznantes.

Conociendo la velocidad con que la Luna se aleja podemos hacer cálculos interesantes. Por ejemplo, hace 2,8 mil millones de años atrás, cuando la vida en la Tierra era muy distinta a la de hoy, la Luna se encontraba 84 mil kilómetros más cerca de la Tierra. Esa Luna se veía 1,25 veces más grande que la Luna hoy, y entonces, cada vez que ocurría un eclipse, La Luna bloqueaba completamente al astro rey en una oscuridad absoluta. Hoy no es así, ya que la Luna bloquea justo el tamaño solar, y por consiguiente, somos capaces de ver la corona del Sol, lo cual produce ese maravilloso espectáculo de un disco oscuro con un halo brillante.

/gap