Un hombre agredió con un arma cortopunzante a su hijo en Quilpué, luego de decirle que le avergonzaba su condición homosexual.

La Subsecretaría de Prevención del Delito confirmó que la familia se está atendiendo en la oficina de Valparaíso, tras haberse puesto en contacto con ellos ayer.

El servicio, según detallaron, consiste en ayuda tanto psicológica como legal, y se enmarca en un convenio del Movilh con la entidad.

El hecho fue calificado como “inusual y brutal” por parte del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), por lo que solicitaron la intervención de la Subsecretaría antes señalada.

Según consignan las fuentes,  los padres del afectado estaban discutiendo en su casa, momento en que la madre le pedía a su marido que se fuera, instante en que el sujeto le habría sacado en cara que su hijo era homosexual, por lo que le pidió que le sacara su apellido porque le daba vergüenza tener un hijo que -según él- era “maricón”.

La discusión no terminó ahí, ya que el joven – luego de llegar de clases- le reiteró a su padre que se fuera y que le entregara las llaves a su madre.

Fue en ese momento cuando el acusado, de acuerdo a los antecedentes, invitó a pelear a su hijo al estacionamiento con un cuchillo en mano, apuñalándolo minutos más tarde a vista y paciencia de su madre y vecinos.

“Nosotros no tenemos registro de tener un caso de estas características”. Con esas palabras se refirió al hecho Ramón Gómez, encargado del área de Derechos Humanos del Movilh. Indicó que solicitaron la intervención de la Subsecretaría de la Prevención del Delito para que se hagan parte del caso.

En tanto, en el parte médico se constató que el joven de 18 años sufrió una “herida penetrante torácica izquierda y dos heridas corto-punzantes dorsales”.

El hecho fue denunciado a la Fiscalía, donde se solicitaron la medida de protección para que el hombre no se acerque a la víctima ni a su mamá, la que aún no es acogida.

/carolina braun