La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de Estados Unidos autorizó el martes la primera prueba de covid-19 para hacerse en casa, que se puede comprar sin receta y da el resultado en unos 20 minutos.

La prueba, que fabrica Ellume, con sede en California, se venderá por unos 30 dólares y la compañía planea lanzar tres millones de unidades en enero de 2021.

Stephen Hahn, comisionado de la FDA, dijo que la autorización de uso de emergencia para esta prueba representa un “hito importante”.

“Estamos ayudando a ampliar el acceso de los estadounidenses a las pruebas de diagnóstico, reduciendo la carga de los laboratorios y del suministro de los tests, brindando más opciones desde la comodidad y seguridad de sus propios hogares”, señaló.

Es una prueba de “antígeno”, lo que significa que funciona detectando una molécula de superficie del coronavirus, a diferencia de las pruebas de PCR que buscan el material genético del virus.

La tecnología usada es similar a la de un test de embarazo.

La prueba de Ellume utiliza un hisopo nasal que no va tan profundo como los hisopos nasofaríngeos utilizados en hospitales y laboratorios, por lo cual es más cómodo de autoadministrar. La muestra se inserta luego en un cartucho de un único uso.

/gap