Tal como anticiparon las elecciones europeas de mayo pasado, en las que el oficialista Syriza fue derrotado por el Partido Nueva Democracia (ND), lo que obligó al gobierno griego, que debía finalizar en octubre, a convocar comicios adelantados, en los que hoy el conservador Kyriakos Mitsotakis arrasó con el 39,8% de los votos, frente a la caída del primer ministro saliente, Alexis Tsipras. Así, Grecia da un rotundo giro a la centroderecha en la primera elección desde el fin del rescate financiero.

“Respetaré la voluntad del pueblo. Nos vamos con la cabeza en alto. Hace cuatro años nos encargamos de un país al borde de la quiebra. Hoy dejamos un país libre, en crecimiento y con el interés de la deuda al mínimo histórico”. Así, Tsipras, el primer ministro más joven de Grecia, reconoció hoy la “aplastante derrota” en las generales, donde la izquierda obtuvo 86 escaños versus los 158 logrados por el ND para la Cámara de 300 legisladores. Además, el sistema electoral griego entrega 50 escaños extras al vencedor en las urnas, por lo que Mitsotakis podría gobernar en solitario, pero enfrentando la oposición de Tsipras.

Según los analistas, Syriza después de llegar al gobierno en 2015, no tuvo más remedio que moderar su discurso para ceder ese mismo año al solicitar a la Unión Europea (UE) y al Fondo Monetario Internacional (FMI) un tercer rescate económico ante la crisis griega que inició en 2010. De esta manera, la política de austeridad habría terminado por jugar un revés a Tsipras, ingeniero de 44 años.

“Syriza sufrió un desgaste tras ejecutar la brutal política de austeridad. Después hubo algunos actos de Tsipras y sus ministros que no fueron tan buenos como: la forma en que manejaron el incendio forestal en Mati en 2018, las vacaciones de Tsipras en el yate de un amigo rico y su tendencia a mostrar que las cosas van bien cuando todos podían ver que habían problemas”, sostiene a La Tercera Vemund Aarbakke, del Instituto de Ciencias Políticas en la U. Aristóteles de Salónica.

Así, los griegos decidieron relevar el poder a un líder político reconocido como es el centroderechista, Kyriakos Mitsotakis, de 51 años, proveniente de una de las familias políticas más importantes de Grecia. El representante del ND asumió la dirección del partido hace tres años. Es hijo del exprimer ministro Konstantinos Mitsotakis (1990-1993); hermano de Dora Bakoyannis, exalcaldesa de Atenas y exministra de Exteriores; y tío del actual edil de la capital griega, Kostas Bakoyannis.

“Kyriakos Mitsotakis (foto) ganó las elecciones principalmente porque prometió un crecimiento económico y una gran parte del electorado está ‘adormecido’ después de años de la política de austeridad”, explica el experto griego, Aarbakke. Sin embargo, a pesar que el partido tradicional ND intenta demostrar una imagen renovada, el futuro gobierno enfrentará los “fantasmas” del nepotismo y de los actos de corrupción que golpearon a la agrupación política entre 2012 y 2015, y que permitió la llegada por primera vez de Syriza al Palacio Presidencial de Atenas.

“El principal problema del gobierno entrante será cumplir las promesas de crecimiento económico. Como Mitsotakis lidera un viejo partido no puede esperar un largo período de gracia. También enfrentará problemas internos con su partido, ya que es muy diverso desde el punto de vista político, desde liberales centristas, como Mitsotakis, hasta la extrema derecha tradicional”, advierte Aarbakke.

En pleno verano y con ola de calor incluida, se registró el 57% de participación electoral. Según la agencia EFE, tras una llamada telefónica entre Tsipras y Mitsotakis, los políticos acordaron que la ceremonia de traspaso de poder se realizará hoy ante el Presidente de Grecia, Prokopis Pavlópulos.

/gap