Estudiantes y apoderados del Instituto Nacional protestaron este lunes en el retorno a clases del recinto estudiantil, luego de dos semanas de vacaciones de invierno adelantadas por la serie de hechos de violencia que se registraron en los últimos meses.

El regreso a las aulas se produce a días que el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, dijera en un encuentro de municipios que, de no haber solución con los estudiantes movilizados, podría cerrar el establecimiento.

En un punto de prensa, el presidente del Centro de Estudiantes del Instituto Nacional (CEIN), Rodrigo Pérez, indicó que el jefe comunal busca terminar con la educación pública, ya que las medidas que ha tomado la municipalidad en las últimas semanas para terminar con la movilización han sido un parche.

Igualmente, indicó que desde ambas partes deben poner aún más de su parte para poder alcanzar un acuerdo, pero reconoció que tras los dichos de Alessandri el escenario se torna complejo.

 Durante estos días la municipalidad realizó una serie de arreglos en el recinto, como la mejora de los baños y la instalación de cámaras de seguridad. Esta última medida es criticada por gran parte de los estudiantes.

Pérez indicó que esta mañana se realizará una asamblea informativa para analizar el escenario actual y tomar decisiones sobre el futuro de la movilización.

Si bien varios estudiantes ingresaron a clases, otro grupo se quedó afuera del acceso por Arturo Prat para realizar una ronda por la defensa del recinto y la educación pública.