El canciller, Teodoro Ribera, se refirió esta mañana a la postura del Partido Comunista (PC) frente al informe dado a conocer la semana pasada por la Alta Comisionada para los DD.HH. de la ONU, Michelle Bachelet, sobre la situación en Venezuela, cuyo contenido fue relativizado por el partido, el cual incluso acusó “imparcialidad” del documento.

Ribera sostuvo que “no le hacen bien ni a Chile ni le hacen bien al contexto mundial que respecto a graves violaciones a los derechos humanos (como las apuntados por Bachelet referentes al régimen de Nicolás Maduro) tengamos miradas distintas”.

“El PC ha tenido respecto de Venezuela una política especial que para nosotros es incomprensible y le ha tenido también respecto de Corea del Norte. Entonces, creo que no le hace bien al sistema político chileno, que es un sistema democrático, que sus partidos en algunas circunstancias tiendan a disminuir el alcance de las violaciones de los derechos humanos en otros países”, agregó.

Por ello, continuó, “creo que tenemos que tener una línea común, porque esa línea común hacia fuera también fortalece la línea interna. Creo que es muy relevante que en materia de derechos humanos no tengamos dos interpretaciones”.

En una declaración oficial, el PC sostuvo que es “necesario” que “se aclare lo que pudiera entenderse como incongruencias, contradicciones, presunciones infundadas y generalizaciones, que significara falta de imparcialidad en el informe”.

“Estamos sufriendo las consecuencias de lo que pasa en Venezuela”

Quien también se refirió a lo expuesto por el Partido Comunista fue el senador y ex ministro de Relaciones Exteriores durante el Gobierno de Eduardo Frei Ruíz-Tagle, José Miguel Insulza (PS). “A mí me parece que simplemente (la postura) es completamente equivocada”.

“Lo que la Presidenta Bachelet hizo fue un informe muy macizo con datos muy precisos que había recogido su gente durante varios meses, no se apresuró en hacerlo, incluso consignó las cosas que le había dicho el Gobierno (de Maduro), pero llegó a la conclusión de que había una violación masiva a los derechos humanos en Venezuela y eso hay que asumirlo”, añadió.

Por lo mismo, recalcó que “los que se sientan cerca de Venezuela, de ese Gobierno, tienen que decirles que por favor corrijan sus conductas y que suelten a los presos políticos, que no repriman a la gente y que no haya más torturas”.

“Y decirles de paso que estamos sufriendo las consecuencias de los que está pasando en Venezuela con la llegada masiva de venezolanos acá, cuestión que es bastante difícil de asumir”, dijo Insulza, afirmando que “esas cosas debería haber dicho el PC y no ocupar el lenguaje clásico del cual yo voy a desmentir solo una cosa, y nadie me va a acusar después de imperialista ni nada por el estilo: los problemas en Venezuela empezaron mucho antes de que Estados Unidos les pusiera sanciones”.

“Nuestros partidos son de izquierda, sí, pero creo que todos somos partidarios del respeto a la democracia y contrarios a la corrupción. Creo que Venezuela tiene que responder por las violaciones de los derechos humanos, por la falta a la democracia y también por los hechos de corrupción que se han denunciado. Eso creo que sería lo que corresponde. Con eso uno no deja de ser de izquierda”, expuso.

Y por último, el senador manifestó que “la línea que ha fijado el PC respecto a eso no es la que deberían lanzar. Ahora, si es esa, bueno, tenemos un problema”.

/psg