A tres días de la publicación del informe de la Alta Comsionada de DD.HH de la ONU, Michelle Bachelet, por la situación que se vive en Venezuela, los principales dirigentes del Frente Amplio respaldaron lo realizado por la Oficina de la ex Mandataria.

Las declaraciones se dan luego que en la oposición, y en especial los partidos de la ex Nueva Mayoría, se desmarcaran del Partido Comunista, colectividad que pidió que se aclaren las posibles “incongruencias” que pueda tener el texto emanado de la oficina que dirige Bachelet.

En la mañana, la ex candidata presidencial del bloque, Beatriz Sánchez, comentó, a través de Twitter, el contenido del informe calificándolo como “demoledor” y emplazó a que Nicolás Maduro asuma sus responsabilidades en lo que se relata en el texto de la ONU.

“Leí completo el informe de @mbachelet sobre Venezuela. Es demoledor. Por el bien del pueblo venezolano, Maduro debe dar un paso al costado, asumir su responsabilidad en violaciones de DDHH y permitir elecciones libres a la brevedad“, tuiteó.

Por su parte, el diputado Gabriel Boric (Convergencia Social), señaló que las violaciones a los Derechos Humanos en Venezuela no pueden tener dos lecturas en la izquierda.

“El informe de la Alta Comisionada para los derechos humanos, Michelle Bachelet, es categórico. Como hemos planteado anteriormente, en Venezuela hay violaciones graves a los derechos humanos por parte del gobierno de Nicolás Maduro. Esto no puede ser relativizado por la izquierda sino condenado de manera categórica y sin empates. La defensa de los derechos humanos debe ser universal, indivisible y alejada de cualquier tipo de doble estándar. Es importante la presión internacional para terminar con estas vulneraciones y alentar un proceso de negociación como el que actualmente está llevando adelante Noruega, alejado a su vez de cualquier tentación de intervención militar extranjera”, señaló a La Tercera PM.

A su vez, la presidenta y diputada de RD, Catalina Pérez, también se manifestó sobre lo que ocurre en el país caribeño enfatizando la “salida pacífica” de la crisis.

“Es evidente la crisis en Venezuela. Frente a esto, Chile tiene el deber de, más allá de la opinologia, aportar a una salida pacífica, institucional y por la vía democrática. Desde Revolución Democrática reconocemos la necesidad y recogemos el desafío de construir un nuevo proyecto de izquierda latinoamericano donde la defensa de los derechos humanos, la democracia y el buen vivir de las personas, este en el centro de nuestro proyecto político continental”, comentó Pérez a La Tercera PM.

Así también lo hizo el diputado Tomás Hirsch (PH) quien si bien calificó como “contundente” el texto por la violación a los derechos humanos, también cree que es “parcial”.

“El informe es muy contundente en términos de situaciones graves de violaciones a los Derechos Humanos en Venezuela y que evidentemente los humanistas condenamos. Nunca hemos apoyado a quienes violan los derechos humanos, y nos da lo mismo el color político de quienes lo hagan. Al mismo tiempo, considero que es un informe parcial. No se consignan todos los intentos de Estados Unidos por producir un golpe militar y un derrocamiento del gobierno venezolano”, comentó.

El giro del FA por Venezuela

En tanto, desde el Partido Liberal, se anunció que pedirán a la Mesa Nacional del bloque que apruebe el informe de la ONU y que sea respaldado oficialmente. El miércoles 10, a las 19 horas, eso será votado por los representantes de cada colectividad en la mesa del bloque.

“Hay una mayoría dentro del Frente Amplio que tiene clarísimo que nuestro rol es profundizar la democracia en Chile y también defender los derechos humanos donde sea. Somos un proyecto democratizador, no es lo contrario. Estoy seguro que lo que solicitamos a la Mesa Nacional contará con un gran apoyo. Es importante que el FA haga una declaración oficial apoyando el trabajo de la Alta Comisionada sin ambigüedades”, comentó el diputado Vlado Mirosevic (PL).

Y es que el tema Venezuela, desde su formación, ha sido incómodo para el bloque. Sin embargo, desde mediados del año pasado, algunos dirigentes han realizado distintas gestos para que no siga siendo tema de discordia.

A esto ayudó, según relatan algunos dirigentes en privado, la salida definitiva del Movimiento Popular Democrática (MPD) del FA en mayo-y que era liderado por el ex precandidato presidencial Alberto Mayol- quienes mantenían posturas de apoyo al gobierno de Maduro.

En tanto, en enero, y luego de varias polémicas a través de las redes sociales, la Mesa Nacional del FA decidió cerrar el Grupo de Política Internacional (GAP) que seguía funcionando desde la campaña presidencial de 2017 y que también había manifestado concordancias con el gobierno chavista.

“Sin lugar a dudas ha sido un proceso difícil para el FA. Pero hoy, por lo que está pasando actualmente en Venezuela, no hay dos posturas en el FA. Nosotros creemos en la defensa irrestricta de los Derechos Humanos (…) Por eso en el FA hemos ido construyendo una claridad que la ciudadanía va a terminar evaluando”, señaló el diputado Pablo Vidal (RD) a La Tercera PM.

/psg