Lidiar con el estrés es siempre difícil. Pero podría ayudar imaginar que golpeas en la cabeza con un martillo al presidente Donald Trump. Al menos eso es lo que afirman en el Consumer Electronics Show (CES) Asia, la versión asiática del célebre salón tecnológico de Las Vegas.

La cabeza con un resorte que la hace moverse se ha convertido en la estrella del show. Fue instalada por la empresa japonesa Soliton Systems, especializada en inteligencia artificial.

El salón de Shangái se inauguró el martes en plena guerra comercial entre China y Estados Unidos, que se aplican mutuamente aranceles punitivos sobre mercancías con valor de 360.000 millones de dólares de comercio bilateral anual.

/gap