En medio del debate sobre la violencia que se vive en La Araucanía y la convocatoria a acuerdo nacional hecha el lunes por el Presidente Sebastián Piñera, el candidato presidencial y alcalde de Las Condes Joaquín Lavín (UDI), planteó la idea de terminar con la “impunidad”, lo cual afirmó que debe ir acompañado con un “Nuevo Trato con el pueblo mapuche”.

En una columna en El Mercurio titulada “La Araucanía es ahora”, Lavín señaló que “el problema de La Araucanía no puede quedar en planes para un próximo gobierno. Ha alcanzado tal nivel que lo que debe hacerse tiene que ser ahora”.

En esa línea, aseguró que todos los gobiernos y, “en especial los de centroderecha, tienden a ver este tema reducido a un esquema binario, como si se tratara de un problema de orden público y/o pobreza”. Y si bien consideró que ambos temas están presentes aquí, agregó que “el problema es mucho más de fondo. Es de orden público, es de pobreza, pero también es histórico, es cultural, es político”.

A su juicio, “la violencia es la fiebre. Pero la fiebre es el síntoma de una enfermedad detrás. Está claro que hay que bajar la fiebre. Pero no basta con eso. Aquí lo que se necesita es que el fin de la impunidad vaya acompañado de un Nuevo Trato con el pueblo mapuche”.

Al respecto, indicó que dicho Nuevo Trato “no puede ser puras promesas incumplidas”, recordando diferentes temas que se ha comprometido a lo largo de los años, algunos de los cuales no han visto la luz.

“Este Nuevo Trato no solo debe hacerse sí o sí, sino que también representa una gran oportunidad. Así lo entendieron en su momento Australia, Canadá, Estados Unidos, entre otros, y por supuesto, Nueva Zelanda, que pasó de ser el país de los kiwis a venderse al mundo con el haka, orgullosa identidad maorí”.

En ese contexto, Lavín aseguró que “el fin de la impunidad y el Nuevo Trato son dos caras de una misma moneda. El Presidente tiene razón cuando dice que se requiere un acuerdo político transversal. Pero para las dos cosas”.

Así planteó: “Démosle a las policías los recursos para tener inteligencia de verdad, para que se equipen tecnológicamente. Especialicemos a los mejores hombres de esas instituciones, sin cambiarlos a cada rato. Entreguémosles respaldo político. Si es necesario que las causas sean vistas en otras regiones, hagámoslo. Si se requieren nuevas leyes, aprobémoslas. Pero esto tiene que ir de la mano de un Nuevo Trato. Reconozcamos y valoremos la diversidad. Si lo hacemos, las dos caras de La Moneda serán paz y prosperidad”.

/psg