El pasado 21 de enero Claudio Bravo jugó por última vez un partido en la Premier League. Fue en el empate 2-2 del Manchester City con el Tottenham. Desde ahí perdió su puesto, siendo relevado por Willy Caballero. Esto llegó en medio de una incesante ola de críticas en su contra. En los 19 partidos que disputó sufrió 25 goles, registro que hizo que el técnico Josep Guardiola lo mandara a la banca.

Además, sumaba críticas por su poco liderazgo e influencia en los zagueros del conjunto de Manchester. Todo mal. Para peor, ahora el periódico inglés Daily Star lo ubica en el Top Ten de los peores fichajes de la temporada 2016-2017 en la Premier League.

De hecho, el capitán de la selección chilena es el segundo, superando sólo al delantero Wilfred Bony del Stoke City. “Tiene experiencia, pero su mal registro ha sido caótico en el Manchester City y ahora está detrás de Willy Caballero”, apunta la publicación.

Por Ignacio Soto Bascuñán