El presidente de la Conferencia Episcopal (Cech) y obispo castrense, Santiago Silva, declaró esta mañana en la Brisexme de la PDI, en el marco de una arista nueva por posible obstrucción a la investigación en un caso de abuso sexual.

El abogado asesor de la Fiscalía Metropolitana Sur, Roberto Contreras, indicó al término de la diligencia que la declaración la hizo en calidad de imputado por “hechos que habían acontecido el año pasado, prestó declaración con asesoría de su abogado y contestó cada una de las preguntas”.

Contreras no se refirió al detalle de la acusación, pero sí indicó que este testimonio lo entrega en su calidad de obispo castrense.

Hay que recordar que Silva declaró el año pasado ante el fiscal sur Guillermo Adasme, quien investiga presuntos delitos sexuales de sacerdotes.

En esa declaración, Silva relató que tuvo conocimiento de cinco presbíteros de las Fuerzas Armadas denunciados por presuntos abusos sexuales.

/psg