Eran cerca de las 11 de la mañana de ayer y el ahora ex subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo, agarró su celular, marcó y llamó por teléfono al ministro de Salud, Jaime Mañalich. A esa hora, la entrevista que había dado el 5 de julio en radio Santa María de Coyhaique, donde dijo que los pacientes van temprano a los consultorios, no solamente para ir al médico, sino que también para usarlo como un “elemento social, de reunión social” ya había generado críticas en la oposición y en RN, e incluso burlas en las redes sociales.

“Él vislumbraba que esto se había transformado en un tema de denostación contra él y contra el gobierno ya muy delicado. Me dijo que con esto ya llegaba al límite de la situación, que tenía dificultades para seguir, que cada cosa que decía era investigada con tanto detalle, tanta exigencia, y que en ese sentido él pensaba dar un paso en costado, en renunciar”, comentó Mañalich a La Tercera PM.

En esa conversación, que se extendió por varios minutos, Mañalich le dijo que “el tema de la renuncia” lo tenía que hablar primero con el Presidente Sebastián Piñera, algo que Castillo hizo apenas cortó con él. Luego de hablar con Piñera, con la renuncia ya presentada, Castillo volvió a comunicarse con su ahora ex jefe.

“Después me manifestó que había hablado con el Presidente, que le había presentado su renuncia principalmente asociado a cansancio, fatiga y sensación de que no tenía ninguna libertad para hacer ningún movimiento y que el Presidente se la había aceptado”, agregó Mañalich.

-Ya estaba cuestionado por la oposición, en especial por la DC, y también se habían sumado voces de RN criticándolo por sus últimos dichos. ¿Su declaración en la radio fue la gota que rebalsó el vaso?

“Sí, yo creo. En un contexto de mucha marcación, de un análisis muy riguroso de cualquier cosa que el subsecretario decía, efectivamente lo pasó muy mal el hombre y llega un momento en que decide dar un paso al costado como decidió hacerlo ayer”, comentó el titular del Minsal.

Poco después de haber asumido en agosto del año pasado, Castillo ya había sido cuestionado por la DC a raíz de un supuesto encubrimiento en el marco de la investigación de la muerte del expresidente Eduardo Frei Montalva. Eso produjo que vetaran su presencia en las comisiones de la Cámara algo que complicó su gestión y que debilitó una “relación complicada” que tuvo con el ex titular de Salud, Emilio Santelices.

Según fuentes de la DC, un día antes de la entrevista que dio en el sur y que finalmente le costó el cargo, desde el gobierno le habían insinuado al timonel falangista, Fuad Chahin, que su salida era “inminente”. El mensaje era que había una decisión tomada.

Pero, ¿cómo Castillo aguantó tanto en el cargo teniendo tantos flancos abiertos? Mañalich lo atribuye al apoyo directo que siempre tuvo de Piñera, que incluso en momentos en que la DC arremetió con fuerza para pedir su salida, fue el propio Mandatario quien se comunicó con él para decirle que siguiera en el cargo. Sin embargo, una fuente que trabajó en el Minsal, cerca de Castillo, señala que “nunca entendió” cómo se mantuvo por tanto tiempo en su puesto y cita un viejo refrán: “Nunca se sabe lo que hay al fondo de la olla”.

“Lamento la salida de Castillo porque tenía una muy buena disposición para resolver temas, era una persona ejecutiva, que actuaba con prontitud sin hacer diferencias políticas. Por eso se mantuvo en el cargo a pesar de las polémicas que tuvo que enfrentar, hacía muy bien la pega. Lamento que esa mala frase haya significado su salida porque es como si quedara solo eso cuando el resto del trabajo que él hacía era bueno”, comentó el diputado y miembro de la comisión de Salud, Jaime Bellolio (UDI).

Mañalich y el cuestionamiento UDI: “No había tiempo para una consulta”

Ayer, a través de su presidenta, la senadora Jacqueline Van Rysselberghe, la UDI volvió a criticar al gobierno por no haber sido consultados por el nombre que reemplazó a Castillo: Arturo Zúñiga, ex jefe de gabinete del actual ministro de Salud. De hecho, el propio Mañalich reconoció que él le propuso el nombre a Piñera.

“No sé qué conversaciones tuvo el Presidente Piñera con los presidentes de partido. La verdad es que a todos nos causa sorpresa que de la mañana a la noche haya que proceder a nombrar un nuevo subsecretario. La gente que estaba informada de la renuncia potencial del doctor Castillo y su reemplazo era muy poca. No creo que haya habido tiempo para una consulta de largo aliento con diferentes actores políticos. La gestión de Redes Asistenciales no tiene tiempo para esperar días o semanas, hay que hacerlo rápido”, se defendió Mañalich.

Por su parte, el jefe de bancada de la UDI, Javier Macaya, cuestionó lo dicho por Van Rysselberghe: “Las críticas al gobierno y las diferencias que uno puede tener de cómo se gestó esto, se transmiten por interno, no se hacen de forma pública, eso no corresponde”.

/psg