Durante un encuentro de la Sociedad Americana de Química, que se realiza esta semana en San Francisco, el investigador Mangilal Agarwal explicó su nuevo estudio. El profesional se basó en un trabajo previo publicado en 2014, en el que se establecía que los perros podían detectar cáncer de próstata con su olfato, con una fiabilidad cercana a l 97%.

En aquel entonces, el equipo de Agarwal trabajaba en un proyecto para detectar la hipoglucemia a través del aliento, utilizando para ello canes entrenados. Luego comenzó a investigar qué moléculas asociadas al cáncer de próstata serían detectables por sus perros.

Una forma de averiguar si un paciente sufre ese tipo de cáncer es mediante una biopsia, un procedimiento doloroso por el que miles de hombres pasan cada año, la mayoría de los cuales ni siquiera sufren la enfermedad.

Sin embargo, los nuevos progresos podrían reducir la cantidad de biopsias innecesarias, identificando moléculas relacionadas a la dolencia. Estas podrán ser “olfateadas” en la orina ya no por perros, sino por sensores químicos.

Para lograrlo, los investigadores tomaron muestras de orina de cien hombres sometidos a biopsia de próstata, e identificaron un pequeño grupo de moléculas que aparecían en el 90% de los casos que habían dado positivo a cáncer. Ahora, el equipo pretende hacer pruebas a gran escala en hospitales.

“Si los perros pueden oler el cáncer de próstata, nosotros también deberíamos ser capaces de hacerlo”, dice Amanda Siegel, quien al igual que Agarwal, trabaja en el Instituto Integrado de Desarrollo de Nano-sistemas de la Universidad de Indiana, Estados Unidos.

/psg