Un mayor desembolso de recursos por $67.412 millones realizará el primer año el fisco para financiar los cambios propuestos al proyecto original de la reforma de pensiones, que en estos momentos se discute en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados.

El mayor costo, de acuerdo al Informe Financiero (IF), se destina al adelanto en seis meses del mejoramiento de las pensiones básicas solidarias, que fue un acuerdo entre el gobierno y los parlamentarios. En total el pago por los primeros seis meses de 2020 totaliza $66.095 millones, de los cuales $38.893 millones van a subir la Pensión Básica Solidaria (PBS) y $27.202 millones de Aporte Previsional Solidario (APS), para quienes no logren con su pensión individual superar cierto monto hoy está en torno a los $318.000.

El monto restante corresponde a la creación del nuevo Consejo Administrador de Seguros Sociales (CASS) que en el primer año llegará a $1.317 millones, y en régimen será de $1.298 millones. “Estamos hablando de un financiamiento cuatro veces más de lo que tiene el Consejo Fiscal Autónomo (CFA)”, remarcó el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

El mayor monto de recursos apuntará al personal como los consejeros, director ejecutivo y profesionales por $667 millones, “se estima que bajo el director ejecutivo existirán tres áreas: una encargada de la gestión de inversiones, otra a cargo del seguro de dependencia y un área informática. Mientras que el gasto operacional sería de $607 millones que contiene los sistemas de cuentas, registro de cotizaciones del seguro de dependencia y trámite de traspasos, “considera el arriendo de una oficina de 168 metros cuadrados en Santiago Centro”, consta el IF.

/psg