“Claro que duermo tranquilo”, dijo el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, tras el recorte al rango de entre 3% y 3,5% de crecimiento que hizo el presidente Piñera en su última cuenta pública. Ello en referencia a aquella cuña que dio semanas antes respecto a que dormía tranquilo con una expansión de 3,5% este año.

Hace pocos días, Hacienda sinceró sus expectativas y calculó que la actividad crecerá 3,2% este ejercicio.

Pese a este recorte, la previsión parece ser demasiado optimista en comparación con las proyecciones del mercado y de los expresidentes del Banco Central, para quienes la cifra no superará el 3%.

“Poco menos de 3%. Si me dicen pon un número yo creo que entre 2,5% y 3%. Para crecer al 3% tenemos que tomar un ritmo poco más rápido de lo que vemos y no tenemos evidencia que haya algo más de rapidez mirando los indicadores de consumo y confianza, por lo tanto lo más probable es que sea menos de 3%”, dijo José de Gregorio en entrevista con CNN Chile.

Y agregó que “yo creo que el gobierno hizo algo que hay que evitar, que es hacer promesas sobre variables que no controla”.

No es el único con un pronóstico más conservador para nuestra economía. Rodrigo Vergara, también en conversaciones con CNN Chile, reiteró su pronóstico de crecimiento inferior a un 3%, y se la jugó por un 2,7%.

El también expresidente del ente rector, Vittorio Corbo, señaló en Emol TV que “este año está jugado y que es probable que el crecimiento esté en torno a un 2,8%”.

Proyección del Banco Central

En su último Informe de Política Monetaria el Banco Central recortó su estimación de crecimiento económico a un rango entre 2,75% y 3,5%. El mercado se acerca cada vez más a la parte baja de las expectativas que planteó el ente rector en el mes de junio.

/psg