Tras visitar a la familia de Fabián González, un joven de 22 años que murió en enero pasado tras ser baleado por desconocidos frente a su casa en la comuna de Estación Central, el Presidente Sebastián Piñera promulgó este viernes la ley antiportonazos. Ocasión en que llamó a sacar adelante otras dos legislaciones en materia de seguridad.

En sus cambios más relevantes en el código penal, la iniciativa significará un endurecimiento de las penas contra los delitos de robo y receptación de vehículos motorizados.

Junto con resaltar la fortaleza de la familia de Fabián, el Mandatario explicó que esta ley “nos va a permitir con mayor eficacia los portonazos que tanto daño y sufrimiento han causado, la ley va a incrementar las penas de aquellos que comenten estos actos de delincuencia, como son los portonazos. También va a quedar un registro de todos los autos robados para permitir que puedan ser controlados con mayor eficacia y evitar que los delincuentes sigan actuando con tanta impunidad”.

“Yo le quiero agradecer a Luis y a Irma por haber tenido, formado, educado a Fabián, un joven ejemplar, como lo han dicho todos sus vecinos, sus compañeros”, comentó.

Y agregó que estas situaciones “nos ayuden a sacar otras leyes que están todavía en el Parlamento, como la Ley de Responsabilidad Penal Adolescente, porque uno de cada tres portonazos son cometidos o participan menores de edad”.

Asimismo, pidió que “nos ayuden también a la Ley de Control Preventivo de Identidad, porque los que asesinaron a Fabián todavía están libres y esa ley nos va a permitir evitar que sigan ocurriendo hechos tan dolorosos como la muerte de Fabián”.

“Estamos haciendo todo lo humanamente posible, con todos los instrumentos que la ley nos otorga, para combatir la delincuencia”, remató Piñera.

Detalles del proyecto

La apropiación de un vehículo motorizado valiéndose de la sorpresa o la distracción de la víctima, podrá llevar a una condena desde los 3 años y un día, a los 5 años. En caso de que use la violencia o intimidación, se aplicará el tipo penal de robo con violencia o intimidación, con penas desde los 5 años y un día, a los 20 años.

Si al interior hay un niño o una persona que no pueda dejar el auto por sus medios, el autor del robo arriesga penas que van desde los 10 años y un día hasta 20 años de privación de libertad.

La iniciativa también estipula que la fractura de vidrios con personas al interior es un robo con violencia e intimidación, lo que implica penas de 5 años y un día, a 20 años.

Se agravará la figura de receptación de vehículos motorizados y tendrá una pena de 4 a 5 años si había conocimiento de que se ejerció violencia en la apropiación.

Las denuncias de robos serán incorporadas al registro de Vehículos Motorizados del Registro Civil, especificando los datos del vehículo y las circunstancias en que fue apropiado.

/psg @Radio_Santiago