El ministro de Salud, Jaime Mañalich, se refirió esta mañana a la polémica que se generó producto de la pérdida de órganos de un donante en Temuco, negando que se haya cometido algún tipo de negligencia o que existan responsabilidades individuales tras lo sucedido, incluso defendió el funcionamiento del sistema de trasplantes en Chile.

“No falló (el protocolo)”, afirmó el secretario de Estado, añadiendo que “lograr que el 100% de los órganos se trasplanten y logren su objetivo es una tarea muy difícil”. De todas formas aclaró que de los órganos del joven de 27 años se pudieron utilizar sus riñones, lo que permitió salvar “dos vidas”.

“Tenemos que reconocer que en cualquier parte del mundo pasa que se pierden los órganos por temas logísticos. En ese contexto, insisto, lo que muestra nuestra estadística es que estamos mejorando los resultados”, recalcó.

Según Mañalich, en Chile “tenemos aproximadamente un 7% de pérdidas de órganos por temas logísticos, ese número se compara relativamente bien con cifras internacionales. En España, que es el mejor centro de trasplantes del mundo, es alrededor del 4%”.

En ese contexto, continuó, “en mi opinión lo fundamental por mejorar, que ya nos pasó con el cáncer, es generar centro de trasplantes multiorgánicos descentralizados. No podemos seguir dependiendo de un sistema que está centrado solo en Santiago cuando hay capacidades de pabellones quirúrgicos, de especialistas en distintas regiones”.

Consultado respecto alguna posible negligencia en este caso, el ministro fue claro: “No, en absoluto”, agregando que tampoco existe la “necesidad de que alguien asuma responsabilidad”.

“Me parece que el programa de trasplantes en Chile es un programa muy sólido. Tengo una obsesión por el programa de trasplantes por razones familiares, tengo mis pulseras de donantes de órganos. Esto para mí es un tema central, y en ese sentido creo que las cosas en el ministerio se están haciendo bien y se podrán hacer mejor”, dijo, aclarando que “vamos a mejorar los protocolos, por supuesto, pero los estamos mejorando permanentemente”.

Las llamadas

Mañalich explicó cómo funcionó el proceso en este caso. Fue el sábado a las 19.00 horas cuando se determinó que los órganos del joven , quien falleció en el clínica Alemana de Temuco, podían ser recibidos en Santiago para realizar trasplantes de corazón e hígado a dos pacientes, respectivamente, hospitalizados en clínicas privadas capitalinas.

“En ese momento se empezaron a hacer las gestiones para el traslado. Hubo una primera opción y ninguna empresa privada con la cual el Minsal tiene convenios respondió inmediatamente, sino que demoraron en contestar que no tenían avión disponible hasta el otro día”, sostuvo.

Eso, continuó, “motivó a llamar a Carabineros, quienes no tenían en ese momento una disponibilidad de aeronave. Se llamó después -a eso de las 10.30 horas- a la FACh (…). La FACh dijo que tenían disponibilidad para aproximadamente una hora y media después”.

“En ese momento, cuando llamé a la clínica Alemana de Temuco para avisar de esta posibilidad -yo llamé personalmente al médico de turno, doctor Peña- él manifestó que ya no se podía demorar la situación, porque el paciente había entrado a pabellón”, apuntó el titular de Salud.

Por lo tanto, concluyó Mañalich, “se siguió el protocolo habitual de llamados que tiene el ministerio: primero los convenios con las empresas privadas, después a Carabineros, que siempre ha sido muy generoso, y después a la FACh”.

/psg @Radio_Santiago