Hay aspectos que aún desconocen y, por ello, queremos darles algunas pistas sobre qué hacer y qué no hacer en la cama.

1. ¿Has terminado? Bueno, el juego aún sigue
El sexo no acaba cuando un hombre llega al clímax. Nosotras existimos. Y hasta que una mujer no tiene un orgasmo espasmódico, no es el fin.

2. Puede que a tu ex le gustara eso, pero a mí no
Cada mujer es un mundo, recuérdalo. El preguntar siempre ayuda y, además, es un punto a tu favor.

3. No siempre podemos estar perfectas ahí abajo
Aparte de que no es tan cómodo ni bonito como pensáis, la naturaleza sigue su curso. El pelo crece y esa sensación es muy, pero que muy desagradable.

4. ¿No sabes dónde está mi punto G?
Encontrar el punto G no requiere de un GPS pero, si andas perdido, siempre puedes preguntar. Además, puede ser un motivo para añadir humor al sexo: “Sigue recto y gira en la primera calle a la derecha”.

5. Ten cuidado, por favor
Las mujeres solemos tener mucha sensibilidad en nuestras zonas erógenas. Pero eso no quiere decir que sea para bien. Trátalas con cariño.

6. Vivan los preliminares
El sexo no se reduce al coito. Juega, experimenta, disfruta. Y no pares hasta que lo pidamos. Gracias.

7. El porno no es real
Aunque las actrices porno hagan que todo parezca maravilloso, no lo es. En la vida real hay posturas imposibles o lugares incómodos. Pregunta a tu compañera y no te dejes guiar por ese género de ciencia ficción.

8. Ojo con el afeitado
Si pides un pubis bien depilado, asegúrate de poder ofrecer lo mismo. Dar es recibir.

9. No te desesperes si tardo mucho en llegar al clímax
Estoy bien. Como en la vida, todo lo bueno tarda en llegar. Puede que tarde cinco, diez o incluso treinta minutos. Y eso no significa que me pase algo. Y si crees que no es normal, puede que en tus anteriores encuentros sexuales haya habido algo de teatro.

10. Puede que estimular con tus dedos no sea lo más adecuado
Pero hay otras formas que me hacen llegar al orgasmo. Explora.

11. Más sexo oral, por favor
Siempre.

12. Las cistitis nos harán llorar de dolor. Mímanos
La cistitis y las infecciones de orina son muy habituales en las mujeres. Son molestas y te impiden tener sexo. Así que, danos mimos y cómpranos mucho zumo de arándanos. Seguro que así se nos pasa enseguida.

13. El hecho de que tú quieras sexo diario no quiere decir que nosotras también
Hay veces que un masaje antes de dormir o que nos halagues por nuestro nuevo corte de pelo es más satisfactorio.

14. Prueba con algo más fuerte
Las mujeres no nos vamos a romper si subimos un poco la intensidad. Tira de nuestro pelo, empújanos contra la pared o juega con más fuerza. Eso sí, sin pasarse.

15. Queremos experimentar
No tengas miedo. Estamos deseando probar cosas nuevas, así que no te sientas vergonzoso de contarnos tus fantasías sexuales. Lo peor que puede pasar es que te digamos que no y puede que tu confesión nos haga sentir un poco como en Cincuenta sombras de Grey.

/psg