Por cerca de dos horas el Presidente Sebastián Piñera se reunió este viernes con los Poderes del Estado y los representantes de otras instituciones para abordar la violencia que se vive en La Araucanía, cita tras la cual puso énfasis en la necesidad de coordinación entre todos los actores para enfrentar la crisis en la zona.

En el encuentro participaron la presidenta del Senado, Adriana Muñoz (PPD), el presidente de la Cámara, Diego Paulsen (RN), el presidente de la Corte Suprema, Guillermo Silva, el del Consejo de Defensa del Estado, Juan Peribonio, el contralor, Jorge Bermúdez y el fiscal nacional, Jorge Abbott, de forma telemática.

“Lo que hemos hecho es analizar, conversar, buscar acuerdos, buscar coordinaciones para que cada una de estas instituciones haga su mejor esfuerzo para aportar a la solución de este problema, que revise sus procedimientos, que revise sus políticas y vea como puede contribuir más y mejor”, dijo el Mandatario.

En ese contexto, Piñera agregó que esto debe hacerse “no solamente al interior de cada institución, también es importante el funcionamiento del conjunto de las instituciones. Esto es una cadena y todos sabemos que la fortaleza de una cadena es igual a la fortaleza del más débil de sus eslabones y por eso, la coordinación para que esto funcione como un sistema es absolutamente fundamental”.

El Presidente además fue consultado por la idea conversada anoche en la cita con Chile Vamos respecto a decretar Estado de Sitio en la zona: “Hoy estamos con un estado de catástrofe, la Constitución contempla estado de excepción constitucional, entre los cuales hay estado de emergencia, estado de sitio, estado de asamblea, por supuesto que son instrumentos que están dentro de nuestro Estado de Derecho y que analizamos y consideramos de acuerdo al mérito de las circunstancias”.

Además, Piñera resaltó que tienen “un compromiso como Estado de Chile de lograr combatir con mayor fuerza y eficacia la violencia, el crimen organizado, el terrorismo y el narcotráfico”, a la vez que “contribuir a la satisfacción de las legítimas demandas de nuestros pueblos originarios y poder devolverle la paz, la seguridad, las libertades, la prosperidad y el respeto a los derechos de todos a las regiones del sur”.

“Esto es parte de un esfuerzo que estamos haciendo como Estado y que tenemos que hacer como sociedad, lograr que el Estado de derecho, la paz, el respeto a los Derechos Humanos y el progreso vuelvan a desarrollarse en plenitud en las regiones del sur”, sostuvo.

Con ello, recordó que “estamos viviendo una grave situación de violencia y terrorismo, y hay que hacer una total y absoluta separación entre las legítimas demandas de los pueblos originarios y de todos los chilenos y la acción de grupos de crimen organizado que recurren al narcotráfico, a la violencia, los incendios, la extorsión y el robo de madera y usan armamento con características de guerra. Son dos cosas distintas, y como estado y naturalmente como Gobierno vamos a apoyar las legítimas demandas de nuestros pueblos originarios y de todos los chilenos, pero vamos a combatir con toda la fuerza del Estado de Derecho, el crimen organizado, el terrorismo, el narcotráfico y todo lo que va asociado”.

“Por esa razón, estamos muy conscientes que esta situación ha generado y con mucha razón una sensación y una realidad de indefensión, de impotencia, de angustia, de desesperación, no solamente de las víctimas directas, sino que en todos los habitantes de la Macrozona Sur y en todos los ciudadanos de nuestros país”, remató.

/psg