El Presidente Sebastián Piñera siguió con mucha atención -con lápiz Bic rojo y regla en mano- la cuenta pública de los presidentes de la Cámara de Diputados, Iván Flores (DC), y del Senado, Jaime Quintana (PPD), realizada ante el Congreso pleno, en Valparaíso.

“Proponemos que el gobierno se concentre y se aboque a la tramitación legislativa de sus reformas, sin rodeos y sin más comisiones sucedáneas, con prioridad sustantiva por sobre lo accesorio o mediático”, fue una de las críticas que hizo Flores en su discurso, cuestionando abiertamente el desarrollo de mesas de acuerdo extraparlamentarias, uno de los sellos de este segundo gobierno de Piñera.

El diputado DC pidió al Mandatario privilegiar un diálogo “institucional” para lograr acuerdos políticos, a la vez que definió condiciones para llegar a consensos en materias clave. “Que el diálogo sea claro y amplio; sustancial y no cosmético, y que sea oportuno, realista y factible”, dijo.

A su turno, Quintana, si bien valoró la coordinación legislativa que ha sostenido su mesa con el ministro de la Segpres, Gonzalo Blumel, llamó al “gobierno a también poner de su parte para recuperar las confianzas”, subrayando que “en un sistema presidencialista como el chileno, gran parte de las iniciativas para impulsar transformaciones orgánicas radica en el Poder Ejecutivo”.

El senador del PPD abordó en su discurso el funcionamiento del Tribunal Constitucional, señalando que es urgente reformarlo para que deje de modificar las decisiones que toma el Congreso.

Tras el acto y mientras era acompañado por los presidentes de ambas cámaras hasta la salida del Congreso, el Presidente les transmitió, según fuentes que conocieron del intercambio, que los convocará a una reunión en las próximas semanas con el fin de abordar las prioridades y urgencias de la agenda legislativas.

La invitación del Mandatario se da luego de que el Senado y la Cámara advirtieran que los seis meses que quedan de este periodo legislativo serán clave para avanzar en los proyectos fundamentales, ya que el próximo año habrá elecciones municipales y de gobernadores, lo cual tensiona el debate político.

En La Moneda confirmaron la decisión de Piñera de reunirse con Quintana y Flores para acordar salidas legislativas en “un clima de diálogo” que permita agilizar proyectos en trámite.

Por su parte, el ministro Blumel valoró la cuenta pública del Congreso y desestimó que Quintana o Flores hayan tenido un tono crítico: “En el último tiempo, tanto el Congreso como el Ejecutivo hemos tenido mayor capacidad de diálogo y de construir acuerdos”.

Asimismo, apeló a la “colaboración” del Parlamento “para que en esta segunda mitad de año podamos tener aprobadas las reformas tributaria, previsional, al Sename; la nueva ley de migraciones, entre otros proyectos que son fundamentales para nuestro país”.

Piñera se reunió anoche en la residencia de Cerro Castillo con ministros y senadores de su sector, y este miércoles en la mañana desayunará con los diputados de Chile Vamos.

Rebaja parlamentaria
“120 Diputados Ahora” decían los carteles que levantaron parlamentarios de Chile Vamos durante los discursos.

La señal se daba en medio de las críticas que ambas autoridades hicieron a la reforma constitucional anunciada en junio por Piñera para rebajar el número de parlamentarios.

“Reducir el número de sus miembros (del Congreso) no es una forma acertada de enfrentar la problemática ni de mejorar los niveles de confianza hacia el Poder Legislativo. Así lo han expresado la mayoría de las bancadas, la academia y distintos estudios sobre política y gobernanza”, dijo Quintana.

Mientras que Flores advirtió que “podemos mejorar nuestra eficiencia y eficacia, sin tener que perder diversidad o representatividad solo por disminuir parlamentarios como propone el Ejecutivo”.

Desde el gobierno señalaron que insistirán con la iniciativa comprometida por el Presidente y refutaron los argumentos expuestos ante el Congreso pleno.

/psg @Radio_Santiago