Desde hace poco más de un mes, el Reino Unido detectó una nueva cepa del coronavirus que desató todas las alarmas porque se contagiaba mucho más rápido que la existente, motivo por el que se cerraron fronteras con el país, y se empezaron a controlar las salidas y llegadas al mismo.

Ahora, el primer ministro británico, Boris Johnson, ha dado más datos sobre esta nueva cepa británica que son más que preocupantes. Según el mandatario, esta nueva cepa del coronavirus es más mortífera que la original. “Hemos sido informados de que, además de más contagiosa, esta nueva cepa podría estar asociada a un mayor nivel de mortalidad”, comentaba Boris Johnson.

En este contexto, el Reino Unido acumula casi 40.000 pacientes en los hospitales británicos solo por Covid, lo que supone un 78% más que en la primera ola de marzo y abril, una situación más que preocupante. De momento, no se saben los motivos por los que esta nueva cepa es entre un 30 y un 70% más contagiosa, pero no es la única variante que ha desarrollado el coronavirus, pues también se han detectado otros casos de un tipo similar en Sudáfrica o Brasil.
/gap