El ataque con misiles lanzado por Estados Unidos contra una base aérea siria sin autorización de la ONU recuerda a la invasión de Irak de 2003, dijo hoy el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

“Esto recuerda a la situación de 2003 cuando Estados Unidos y el Reino Unido, con sus aliados, invadieron Irak sin autorización del Consejo de Seguridad”, señaló Lavrov desde Taskent, la capital de Uzbekistán.

La diferencia -agregó- es que “entonces intentaron mostrar una ‘prueba’, y mi buen colega Colin Powell (secretario de Estado de EEUU en 2003) agitó en el Consejo de Seguridad una probeta con pasta de dientes que le habían dado los de la CIA, intentado demostrar que era ántrax”.

“Pueden decir lo que quieran, pero el ataque, desde luego, es más que palabras”, aseveró el jefe de la diplomacia rusa, quién adelantó que Rusia exigirá una investigación para esclarecer cómo se tomó la decisión de atacar la base aérea siria de Shayrat.

También advirtió de que la acción militar “daña las ya de por sí maltrechas relaciones entre Rusia y EEUU”, aunque se mostró esperanzado de que “esta provocación no lleve a resultados irreversibles”.

“Si nos preguntamos a quién conviene lo sucedido, resulta que sólo a aquellos que quieren torpedear los procesos de Ginebra y Astaná, y crear pretextos para pasar del arreglo político al derrocamiento del régimen” de Bachar al Asad, señaló Lavrov.

Algunos países de Occidente, apuntó, parecen tener interés en proteger a la organización terrorista Frente de la Conquista del Levante (antiguo Frente al Nusra).

“Volvemos a pensar que Al Nusra, que cambia de nombres y se mimetiza, es vista por nuestros colegas occidentales como una organización que hay que cuidar, pese a que ha sido declarada terrorista por el Consejo de Seguridad de la ONU”, denunció el ministro. EFE

Putin convoca a su Consejo de Seguridad para analizar el ataque a Siria

Moscú, 7 abr (EFE).- El presidente ruso, Vladímir Putin, convocó hoy a su Consejo de Seguridad para analizar el ataque de Estados Unidos contra una base aérea en Siria, acción militar calificada por el Kremlin de “agresión contra un aliado de Rusia”.

“Ya se puede decir que la reunión se centrará en los ataques con misiles perpetrados esta madrugada por EEUU contra Siria“, dijo a los periodistas el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Denunció que el ataque lanzado en represalia por el presunto uso de armas químicas contra civiles solo beneficia a las organizaciones yihadistas que actúan en territorio sirio.

“No sabemos qué objetivos se propuso Washington al tomar la decisión sobre esos ataques. Pero es un hecho indiscutible que los ataques se han realizado en beneficio del Estado Islámico (EI), el Frente al Nusra y otras organizaciones terroristas”, subrayó.

Las fuerzas armadas rusas, agregó, seguirán prestando apoyo al Ejército del régimen sirio “para ayudarles en su lucha con los terroristas”.

Peskov recordó que durante su campaña electoral, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, “declaró la lucha contra el terrorismo internacional y el EI como su prioridad y defendió la formación de una coalición internacional en toda regla”.

“Lo que ha sucedido es todo lo contrario. Veremos cómo se desarrolla la situación, pero ya podemos decir que esos ataques han perjudicado la lucha contra el terrorismo”, apuntó.

Mientras, el Ministerio de Defensa ruso informó de que en el ataque contra la base aérea siria de Shayrat murieron cuatro militares sirios y desaparecieron otros dos.

Además, según datos de la cartera rusa, menos de la mitad de los 59 misiles lanzados por la Armada estadounidense alcanzaron su objetivo.

“Según datos de seguimiento, sólo 23 misiles llegaron hasta la base siria. No se sabe dónde cayeron los 36 misiles restantes”, explicó el portavoz del ministerio, el general Ígor Konáshenkov.

/gap